Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Nuclear’ Category

«Bosques milenarios morían por las llamas de un incendio que ni los robles más viejos del lugar habían vivido, cuando un pequeño colibrí voló sobre el manto rojo y verde. Levitando sobre el refugio de un arroyo, tomó en su pico una gota de agua, y deshizo el camino que le había conducido al remanso. Batió sus alas con la fuerza de la desesperación, atravesando la cortina de humo, buscando la puerta del infierno. El resto de habitantes del bosque corrían en dirección contraria; cuando, entre mofas y sollozos, se escuchó una voz que sentenció: “loco colibrí. ¿Qué piensas hacer con una simple gota de agua frente a semejante mar de llamas?”. Y el colibrí contesto, “sólo mi parte”».

Así comenzó Jef, coordinador de nuestro grupo itinerante, la primera reunión preparatoria, en Madrid. Y así entendimos que cada uno de nosotros venía a poner su gota de agua para apagar el incendio. Decidimos que este grupo debía respirar y asimilar el espíritu del colibrí. Así comenzó la andadura de este grupo de Diálogo Directo itinerante, los chicos y chicas que vamos por la calle compartiendo información de Greenpeace y haciendo nuevos socios.

Las primeras dos semanas hemos trabajado en el País Vasco, donde nos han tratado de lujo. Irún y Donostia fueron nuestras primeras paradas. Y hay que reconocer que nos han acogido muy amablemente, especialmente el staff del albergue de Irún y del Restaurante Morgan de San Sebastián. La primera semana de trabajo fue dura. El equipo acabó muy cansado, pero conseguimos unos resultados bastante aceptables: 165 socios. La reacción de la gente en la calle fue dispar, como de costumbre en el trabajo de frontliner. Pero la mayoría de los guipuzcoanos demostró un gran respeto por la labor de Greenpeace. Además, predominó el interés por algunas cuestiones, como la pesca o la central térmica de Pasaia.

Bilbao ha sido nuestra segunda estación. Durante la semana que hemos estado en la capital vizcaína, hemos conseguido un total de 141 socios en cuatro días de trabajo, ya que el pasado viernes no pudimos trabajar por la lluvia. Ha sido una quincena llena de contactos y experiencias. Pero, si hemos de destacar una, quizás, nos quedamos con la asociación del primer perro de Greenpeace España. Efectivamente, nuestra sorpresa fue grande cuando una chica decidió inscribir a su can (Jana) como nuevo miembro de la organización.

Con el cuerpo cansado, pero el corazón cargado de emociones, nos dirigimos a Asturias. El equipo vuelve a batir sus alas. En esta ocasión, con la ilusión de que hay 306 nuevos colibríes que están dispuestos a cargar su gotita de agua.

Daniel Carrasco, Diálogo Directo itinerante.

Read Full Post »

El Ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha preferido ignorar el notorio rechazo social, territorial y político en todas las Comunidades Autónomas al cementerio nuclear centralizado (ATC) y su centro de experimentación nuclear asociado, y ha decidido, sin tan siquiera contar con el respaldo de su propio Gobierno, que esta instalación nuclear se ubicará en Zarra (Valencia).

Así, el viernes pasado, 17 de septiembre, el Ministerio de Industria, siguiendo una política de hechos consumados, comunicó oficialmente al Vicepresidente primero de la Generalitat valenciana, que Zarra había sido elegido. Asimismo el Ministro Sebastián dio la noticia a otros Presidentes autonómicos. Sin embargo, horas más tarde, tras un debate tenso, el Consejo de Ministros decidió no adoptar todavía la decisión sobre la ubicación del cementerio nuclear, posponiéndolo hasta el viernes que viene, aduciendo que necesitaba recabar “informes complementarios”.

Es decir, desde ahora hasta el próximo Consejo de Ministros (viernes 24 de septiembre) el Gobierno esperará a ver si hay o no rechazo a la decisión del Ministerio de Industria sobre el ATC en Zarra, para tomar su decisión final.

Dicho de otra forma, de aquí al viernes que viene es necesario mostrar el mayor rechazo posible a la decisión, y por extensión nuestro rechazo al ATC. ¡¡Hay que moverse!!

Por eso te pedimos que te unas a las protestas que se están organizando contra el cementerio nuclear. Entre otras:

* En Madrid: el miércoles 22 de septiembre, a las 11:30 horas, concentración ante el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (Paseo de la Castellana, 160).

* En Valencia: el jueves 23 de septiembre a las 19:30 horas va a tener lugar una concentración en la Delegación del Gobierno central en Valencia (Carrer Colom, 60).

¡¡No faltes!!

Carlos Bravo, campaña de Nuclear de Greenpeace

¡Ciberactúa contra el cementerio nuclear!

Read Full Post »

Prueba nuclear

El reactor nuclear de Bushehr, una ciudad iraní situada junto al Golfo Pérsico, comenzó a construirse en 1975 por empresas alemanas. En 1979, la construcción se detuvo con la llegada de la revolución islámica a Irán. En 1995, el Gobierno iraní firmaba un acuerdo con Rusia para finalizar el reactor. El pasado 21 de agosto, la central nuclear era “inaugurada”. Para Greenpeace, se trata de una mala noticia.

Sin embargo, no es demasiado tarde para dar marcha atrás. La carga de combustible del reactor nuclear de Bushehr envía una peligrosa señal a Oriente Próximo y amenaza con poner en marcha una reacción en cadena que lleve a la nuclearización de toda la región.

Independientemente de si Irán está desarrollando armas nucleares o no, los programas nucleares generan desconfianza y constituyen una clara amenaza, ya que significan una mayor proliferación. La comunidad internacional no está actuando correctamente ante este problema.

Hay que buscar una solución duradera a la proliferación de armas nucleares , que incluya el fin de enriquecimiento de uranio, la eliminación gradual de la energía nuclear y el desarme completo de todos los Estados poseedores de armas nucleares.

El programa de armas nucleares de Israel y el desarrollo nuclear de Irán están jugando un papel desestabilizador de la región. La solución es simple: las negociaciones sobre una Zona Libre de Armas de Destrucción Masiva en Oriente Próximo aumentará la confianza y la cooperación entre los países y puede hacer una profunda contribución a los procesos paralelos de paz y los esfuerzos para aliviar las tensiones entre las potencias regionales.

Un fallo del reactor de Bushehr podría tener un impacto devastador sobre el medio ambiente del Golfo y la salud de las comunidades cercanas, en lo que es una zona de tránsito crucial para la seguridad energética actual de la economía mundial.

Irán cuenta con abundantes recursos energéticos limpios y renovables. Invertir en eólica y solar en vez en energías sucias, peligrosas y costosas tecnologías nucleares aliviaría significativamente las preocupaciones internacionales, al tiempo que aumentaría la seguridad energética de Irán.

La energía nuclear es un legado mortal del siglo XX y todos los países, incluido Irán, deben aprovechar las fuentes de energía renovables, como la eólica, solar y geotérmica, para proporcionar la energía que necesitamos en el siglo XXI sin poner en peligro nuestra seguridad.

Greenpeace España

Read Full Post »

Imagen área de la central nuclear de Cofrentes, en Valencia

El pasado 9 de agosto la central nuclear de Cofrentes (Valencia) sufrió una nueva avería, que se une al interminable listado de fallos y problemas de seguridad que padece esta central, y que evidencia el agotamiento de su vida útil.

En este caso, la anomalía ha consistido en la parada de una de las cuatro bombas que impulsan el agua altamente radioactiva del circuito primario de la central desde el condensador al núcleo del reactor (donde se encuentra el combustible nuclear). Esto ha ocasionado que se redujera la potencia de la central en casi 500 MW, cerca de la mitad de la potencia normal del reactor.

El condensador es el “intercambiador de calor”, es decir, extrae el calor generado en las reacciones nucleares del circuito primario al secundario, lo que permite mantener constante la temperatura del reactor. Al averiarse esta bomba ha disminuido el calor extraído y la central ha tenido que reducir potencia, o sea, generar menos calor, para que la temperatura del reactor no subiera peligrosamente. Se trata de un problema en el mecanismo primario de control de la central, y por partida doble: por un lado no entra suficiente agua enfriada en el núcleo del reactor y, por otro, reduce el vacío del condensador, y con él su capacidad de trabajo.

La plataforma Tanquem Cofrents, de la que forma parte Greenpeace (1), critica que los responsables de la central de Cofrentes no la hayan parado para poder descubrir la causa de esta nueva avería, la cual, en principio, podría afectar también al resto de la bombas de circulación del agua radioactiva. Este actitud vuelve a demostrar que la dirección de la central, propiedad de Iberdrola, prioriza la producción eléctrica y los benéficos económicos por encima de la seguridad de los trabajadores y de la población en general.

Tanquem Cofrents exige que se hagan públicos los resultados de la investigación sobre la causa de esta avería y las medidas que se van a tomar para que no se repita, y no se continúe con la política de falta de transparencia a la que ya nos tiene acostumbrados Iberdrola.

(1) La Plataforma Tanquem Cofrents agrupa a las organizaciones: Greenpeace, Intersindical Valenciana, Ecologistes en Acció-P.V., Joves Verds, Acció Ecologista-Agró, WWF-Valencia, CGT-P.V., Acció Pel Clima, Gecen, Compromís pel Territori, Xúquer Viu, Baladre, CAT-P.V., y Salvemos Mijares.

Read Full Post »

Incendios forestales en Rusia

Como si de un fantasma se tratara, el recuerdo de la catástrofe nuclear de Chernóbil, ocurrida en 1986, se reaviva a medida que los incendios que están devastando enormes extensiones de Rusia se acercan a las zonas más contaminadas por la radiactividad del accidente o a otras áreas que sufren el mismo problema en otras partes del país. En los últimos días el fuego ha estado muy cerca. De momento se ha logrado contener los frentes que se habían aproximado más.

¿Qué peligro entraña que el fuego que asola Rusia alcance áreas contaminadas radiactivamente? Si esos incendios alcanzasen zonas contaminadas por radiactividad se produciría la liberación de materiales radiactivos a la atmósfera. Obviamente la situación no sería comparable a la que provocó el accidente de Chernóbil (que liberó al medio ambiente más de 50 millones de curios de radiactividad, una cantidad 200 veces mayor que la liberada conjuntamente por las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki en 1945), pero la presencia de materiales radiactivos en el humo aumentaría el riesgo para la salud, si ese humo fuera inhalado por gente, lo cual probablemente sería inevitable, en gran medida. Además esos materiales radiactivos se dispersarían en una amplia zona, lo que expondría a la población (y al resto de seres vivos) a riesgos adicionales para su salud.

El riesgo para la salud y las consecuencias de la dispersión de estos materiales radiactivos dependerá mucho de la contaminación en la zona del incendio (qué cantidad de radiactividad existe, si hay cobertura vegetal…), la intensidad del fuego, la fuerza y dirección del viento, etc. Por lo tanto, es difícil dar una respuesta concreta al grado de daño que podría producirse. Pero es claro que la dispersión de los materiales radiactivos presentes en esos terrenos tendría consecuencias negativas en cualquier caso y aumentaría la exposición de la población a la radiación.

Aunque los riesgos para la salud que entraña esta situación son de escala inferior a los que provocó la catástrofe de 1986, son otra consecuencia más del mismo: la radiactividad producida por el accidente de Chernóbil sigue planteando un grave riesgo sanitario en muchas regiones, incluso 25 años después. Además, los riesgos no se limitan al entorno inmediato al reactor de Chernóbil en sí, sino que también se extienden a las zonas contaminadas de Bielorusia y Rusia (principalmente Brianskaya Oblast).

Carlos Bravo, campaña de Energía

Read Full Post »

La posibilidad de que Gobierno y el PP lleguen a un Pacto Energético, cuyas negociaciones se anunciaron el 24 de junio, ha dado alas al lobby nuclear. Enseguida salió a la palestra el Foro Nuclear, reclamando la construcción de tres centrales nucleares. Y el pasado 7 de julio, el diario Cinco Días desveló la existencia de un supuesto estudio de la compañía eléctrica Unión Fenosa para la construcción de dos grupos nucleares de unos 1.000 megavatios (MW) cada uno, con una inversión de 4.000 millones de euros (M€) en el emplazamiento de la central nuclear de Zorita (Guadalajara), ya cerrada y en proceso de desmantelamiento.

Sin embargo, Gas Natural, el nuevo dueño de Unión Fenosa, ha mostrado su escepticismo ante este proyecto, argumentando que ahora no existe el contexto energético que había cuando se inició el análisis (hace más de tres años) y que se trata de un estudio preliminar que no tiene continuación. No es de extrañar, pues Gas Natural tiene buena parte de su potencia eléctrica funcionando muchas menos horas de lo que desearía, debido al actual exceso de capacidad de nuestro sistema eléctrico. En línea con lo anterior, hasta el Ministro de Industria, el pronuclear Miguel Sebastián, ha dicho públicamente que «difícilmente tendrían cabida nuevas centrales nucleares». Así pues, la noticia parece ser una fanfarronada más del lobby nuclear, dentro de su acostumbrada campaña de mentiras.

Pero dado que desde 1997 en España no hay moratoria nuclear, nada impide a las compañías eléctricas invertir su propio dinero y construir nuevas centrales nucleares. Quizá lo único que les frene es que saben perfectamente que la energía nuclear es muy cara y que ésta sólo ha sido capaz de sobrevivir en países como España o Francia, donde ha contado con fuertes subsidios estatales.

El fiasco de la central nuclear Olkiluoto-3, en construcción en Finlandia, es muy esclarecedor al respecto.
En 2001, la empresa nuclear estatal francesa AREVA prometió terminarla en cuatro años, con un coste de 2.500 M€, y sin recurrir a subsidios de ningún tipo. Nueve años después, Olkiluoto-3, el buque insignia del tan publicitado “renacimiento” nuclear está haciendo aguas por todos lados: su construcción empezó en 2005, y debía pues terminarse en 2009, pero hoy se reconoce que como muy pronto lo estará en el 2013; ya se admite oficialmente que habrá sobrecostes multimillonarios (se asume que la cifra alcanzará los 5.500 M€), y se han detectado más de 2.000 problemas de seguridad. Sin duda, un clarificador ejemplo de lo caro y arriesgado que resulta invertir en este tipo de energía.

Carlos Bravo, Responsable de la campaña de Energía de Greenpeace

Read Full Post »

Mira por dónde, el ministro de Indústria, Miguel Sebastián, dijo en Sitges que las energías renovables no tienen que ser la excepción a la hora de ajustarse el cinturón por la crisis. No deja de ser curiosa esta afirmación cuando en la misma conferencia afirmó que el Almacén Temporal Centralizado (ATC) es «la opción más barata, segura y eficiente» para gestionar el combustible agotado de las nucleares españolas.

Pensemos. Tengamos en cuenta que el cementerio nuclear no soluciona ningún problema: sólo recogería los residuos nucleares de alta actividad, para los que no existe ni se avista ninguna solución técnica definitiva. Por lo tanto, no hay duda que la opción más barata, segura y eficiente para gestionar el combustible agotado de las nucleares españolas es establecer un calendario de cierre, progresivo pero urgente, de estas centrales. Necesariamente será más barato gestionar las 3,500 toneladas de combustible gastado que se han generado hasta ahora que las 7.000 toneladas para las que está proyectado el  ATC.

Más allá de eso, las cuentas de los residuos no salen en la dirección que apunta al ministro. Ya existen dos almacenes temporales individualizados (ATI) operativos (en Zorita y en Trillo), hay uno más aprobado (el de Ascó) y todo indica que se tendrá que construir otro para Garoña, que cierra en el 2013, ya que el ATC, según los planes más optimistas de ENRESA, no estará listo antes de 2015. Por lo tanto, el Gobierno puede decidir construir tres nuevos ATI (con un coste de 20-25 M€ cada uno) para las de Almaraz, Cofrents y Vandellòs-2, en lugar de un ATC (con un coste mínimo de 1.400 M€, sumados costes de construcción, explotación y los transportes).

En resumidas cuentas: el mismo Miguel Sebastián, que quiere hacer apretar el cinturón en unas renovables que producen energía limpia, está dispuesto a regalar unos 1,300 millones de euros de dinero público a la nucleocracia para que pueda seguir produciendo sus residuos letales. La historia se repite: la energía nuclear depende totalmente de las subvenciones públicas. Y por eso, más tarde o más temprano, no podrá soportar el inevitable impulso de las renovables. Un impulso que, de seguir esta campaña de acoso, desprestigio y derribo, ya no liderará España. Gracias al cinturón de Sebastián.

Anna Rosa Martínez, delegada de Greenpeace en Barcelona

Read Full Post »

Vista de la central nuclear de Almaraz

Ayer, mientras tomaba un café tuve la oportunidad de leer en un famoso periódico una entrevista con el Presidente de Red Eléctrica de España, D. Luis Atienza, en la que afirmaba que “no hay hueco para más nucleares hasta finales de los años veinte”. Aunque, en realidad, si leías la entrevista completa, lo que en realidad defendía el señor Atienza es que la energía nuclear está llegando al fin de sus días. Y lo explica con bastante diplomacia y neutralidad, sin posicionarse a favor de nadie, pero con mucha sensatez.

La energía nuclear es una energía muy inflexible, uno no puede encender y apagar un reactor nuclear como si fuera la tele o el microondas, no. Los reactores nucleares tienen unas condiciones de funcionamiento muy excepcionales y rígidas que les impiden generar energía de forma versátil y adaptada a la demanda real, por eso, las energías más flexibles (renovables) como la eólica, que sí se pueden regular como el termostato de casa para producir más o menos energía, según haga o no falta, son las que están sufriendo cortes continuos y paradas que nos generan a todos pérdidas económicas enormes y emisiones que destruyen el clima.

En un momento en el que todos nos miramos el bolsillo y miramos al cielo sorprendidos por el caos climático me pregunto cómo puede suceder esto…y hoy leo de nuevo el periódico y encuentro dos noticias interesantes relacionadas con la energía, por un lado la tarifa de la luz subirá de nuevo, ya es la segunda vez este año…y además, se ampliará la vida útil de la central nuclear de Almaraz, otros diez años más funcionando.

Y en mi cabeza aparecen dos preguntas que me gustaría hacerle al Ministro de Industria, Turismo y Comercio, el señor Miguel Sebastián, porque como ciudadana comprometida y consumidora me he perdido. ¿Cómo podemos alargar la vida de una central nuclear diez años sabiendo que ya existen energías disponibles más limpias y más económicas como las renovables?

Y además, ¿se permite el lujo de decirnos a los consumidores que la subida de la luz es necesaria?, entiendo que la tarifa actual aún no refleja el déficit tarifario que España debe saldar pero no entiendo que en lugar de saldarlo invirtiendo en energías limpias y baratas, que nos saquen de este crédito eterno con las eléctricas alargue usted las más caras y peligrosas, como una mala hipoteca, cada vez nos suben más y más y nadie pone remedio pero luego nos dicen que fomentemos el ahorro.

Sigo hojeando el periódico y descubro otra noticia interesante que habla de cómo los alemanes han decidido sujetarse el cinturón y recortar gastos, y curiosamente en uno de los países más avanzados del mundo, como es Alemania, no han dudado un segundo en meterle un buen impuesto a la energía nuclear. Una forma eficaz de erradicar las cosas que no nos benefician, ni a corto ni a largo plazo, es gravarlas con impuestos, en Alemania ya tienen un plan de cierre de las centrales nucleares, y ahora cargarán a las eléctricas un nuevo impuesto para dirigir el mercado hacia la única forma posible de desarrollo: las energías renovables.

Pero usted dirige su política y desarrollo energético al abismo, Sr. Ministro, le concede diez años más de peligrosidad y riesgos innecesarios a una central que en los últimos tres años ha notificado más de 75 incidentes al Consejo de Seguridad Nuclear. A mi no me ofrece ninguna confianza alargar la vida de una central que ya ha dado tantos problemas y que, además, seguirá generando más residuos que perdurarán miles de años y que ahora nadie quiere guardar, tal y como estamos viendo todos los días con las manifestaciones, movilizaciones, etc de la sociedad española en contra del cementerio nuclear.

¿Qué utilidad tiene una central sucia, peligrosa y cara para todos?, ¿quién decide si alargar la vida a Almaraz es útil?, o quizás lo que deberíamos preguntarnos es: ¿para quién es realmente útil la vida de Almaraz?

Patricia Bermejo, campaña de Energía, Cambio climático y Nuclear de Greenpeace

Información relacionada:
– Greenpeace y la Plataforma contra el cementerio nuclear de Zarra piden a Camps que Valencia no se convierta en el cementerio nuclear de España

Read Full Post »

El próximo 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, Neox y Greenpeace se unen para luchar por la ecología y el medio ambiente con un proyecto al que se ha bautizado «Hazte Eco». La unión con Antena3 comenzará con la elaboración y difusión de dos pequeñas piezas informativas de distintas temáticas medioambientales al mes, que durante el mes de  junio abordarán la problemático del deshielo de los polos y los incendios.

Estas primeras piezas se irán repitiendo diariamente en la cadena y a partir de septiembre se ampliará con la creación de un nuevo informativo dedicado a contenidos y problemáticas medioambientales. El informativo, de periodicidad quincenal, tendrá un tono positivo, dinámico y llamativo. La campaña conjunta de Neox y Greenpeace irá más allá con el trabajo conjunto en diferentes temáticas que implicará acciones comunes, unidas a la sociedad y para las que hará falta la participación ciudadana.

Internet de Greenpeace

Read Full Post »

Las ONG medioambientales, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF han señalado la conservación de la biodiversidad como tema prioritario para celebrar el Día Mundial de Medio Ambiente.

La extinción de las especies, la conservación del agua, los mares y los bosques, así como el riesgo de la agricultura descontrolada son los temas que más preocupan a las ONG medioambientales y por esto han presentado un vídeo-spot en el que se conecta la importancia de conservar nuestro entorno con actividades tan cotidianas como comer, beber o ir al trabajo.

Se calcula que todos los años se pierden entre 18.000 y 55.000 especies en el planeta,  un fenómeno equiparable la desaparición de los dinosaurios y que los científicos han bautizado como la Sexta Extinción, esta vez provocada por el impacto de la actividad humana, que acelera la tasa de desaparición de especies entre 100 y 1.000 veces la considerada natural.

Las causas de la desaparición de estos recursos naturales son la agricultura industrial, la pesca y la caza insostenible, la degradación y contaminación de nuestros ríos y mares, la tala de bosques, los incendios forestales o la construcción de infraestructuras y la masificación urbanística.

Internet de Greenpeace

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »