Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Greenpeace España’ Category

Cuando se pretende resumir la vida de Dorothy Stowe, ¿por dónde empezar? Quizás por el principio…o mejor por el final, aunque hay historias, como la suya, que cierran un círculo. La pasada semana fallecía una gran mujer, Dorothy Anne Rabinowitz…que nació hace casi un siglo en Rhode Island (EE.UU). Hija de inmigrantes judíos, ya en su primera infancia recibió el idealismo de su padre y de su madre el gusto por las letras.

Se licenció en Literatura y Filosofía, aunque todo su vida ejerció de trabajadora social relacionada con la psiquiatría. Se casó en 1953 con Irving Stramich, abogado de derechos civiles, aunque poco tardaría en cambiar su apellido y convertirse en la familia Stowe, en honor a Heeriet Beecher Stowe, pionera feminista que ayudó a conseguir el fin de la esclavitud en EE.UU.

En la década de los 50 Dorothy comenzó a hacer campaña contra las armas nucleares, así que ella fue una de las que se subió a los barcos cuáqueros “Golden Rule” y “Phoenix”, que influyeron la decisión de los Stowe, doce años después, de navegar hacia la isla de Amchitka, zona de prueba nuclear en Alaska, realizando la primer campaña de Greenpeace.

En una manifestación por la paz, se reunieron con los compañeros cuáqueros Jim y Marie Bohlen y la esposa inglesa de Hunter, Zoe. Este grupo formó el núcleo de una organización a favor de la paz y la ecología que estremecería al mundo con protestas dramáticas.

Ante el anuncio de EE.UU, en 1968, los EE.UU. de realizar una serie de ensayos nucleares en Alaska, los Stowe formaron «Don’t Make a Wave Committee», un nombre inspirado en el miedo a que se produjera un tsunami causado por las explosiones. Dorothy Stowe agrupó a trabajadores sociales y a grupos de mujeres para organizar un boicot a productos norteamericanos hasta que las pruebas nucleares fueran canceladas. Cuando Jim y Marie Bohlen sugirieron navegar con un barco en la zona de testeos, Dorothy e Irving aceptaron la propuesta.

Se alquiló el barco “Phyllis Cormack”, luego re-bautizado con el nombre «Greenpeace» para enfatizar la fusión entre la paz y la ecología. Éste zarpó en septiembre de 1971 pero fue detenido por la Guardia Costera de los EE.UU. y nunca llegó a la isla. Sin embargo, el viaje había creado un alzamiento público y, en febrero de 1972, Estados Unidos anunció el fin de los ensayos nucleares.

En 1972, el grupo cambió su nombre por el de «Greenpeace». Actualmente, la organización tiene oficinas en más de cuarenta países -entre ellos China y la India- y, recientemente, en África. «Es sorprendente», recuerda Dorothy, «lo que pueden lograr algunas personas sentadas en torno a una mesa de una cocina».

Un mes antes de fallecer, Dorothy organizó un almuerzo para Kumi Naidoo, el actual director ejecutivo de Greenpeace Internacional. Después, Kumi declaró que la reunión fue uno de los momentos más inspiradores de su vida,  atestiguando el optimismo y el entusiasmo de una mujer que había dedicado su vida entera a hacer del mundo un lugar mejor para los demás.

El homenaje para Dorothy Stowe es que nos levantemos cada mañana y vayamos a trabajar en servicio de la paz, la justicia y la tierra. Se ha ido una parte de la historia de Greenpeace, y una mujer que nunca dejó de trabajar por el cambio social. Su dedicación ha inspirado a activistas de todo el mundo.

Internet de Greenpeace

Read Full Post »

Querid@s amig@s,

Después de casi diez años llevando el timón de esta gran organización, ha llegado el momento de decir adiós. Lo digo con la pena de quien sabe el valor de lo que deja, y con la satisfacción de poder mirar  todo que hemos hecho en estos años y poder decir: ha merecido la pena. También con la curiosidad, casi infantil, de quien elige andar nuevos caminos.

Greenpeace ha alcanzado en estos años unos niveles formidables de penetración en la sociedad española, y eso ha sido posible gracias a toda nuestra gente. Las casi 105.000 personas que cada día nos apoyan, y que hacen posible esta organización, es casi un milagro. Moviendo la máquina hay un equipo de trabajadores motivado, capaces de navegar en medio de los temporales más severos. Qué decir del equipo de activistas, que se juegan la vida por defender esta Tierra nuestra tan maltratada, sin otra recompensa que saber que están haciendo lo imposible. Y cada uno de los voluntarios, y las voluntarias, dando impulso en la calle a nuestras campañas. Tampoco me olvido del Consejo, ni de la Junta, ocupados siempre tareas tan importantes como ingratas. Aunque, una vez más lo digo, mi admiración más especial va para los chicos y chicas que en la calle dan la cara por la organización cada día. A todos : ha sido un lujo trabajar con vosotros.

Siempre he pensado que la Dirección de Greenpeace es un puesto muy importante. En estos años he aportado toda mi energía y dedicación a esa tarea. No hubo un minuto en el que no tuviera la organización en la cabeza, ni problema al que no le haya plantado cara. Ahí están los resultados.  Por eso he querido dejar la organización en la mejor situación, y en el mejor momento  posible. Greenpeace está fuerte, saneada, y llena de vigor. Es ahora, entonces, el día para dejar paso. Creo firmemente que el liderazgo en las organizaciones debe mostrarse sabiendo dejar el paso libre cuando llega el momento. Aunque la ausencia pueda generar cierta sensación de vacío, las organizaciones muestran su fortaleza precisamente en su capacidad de regeneración, renovación e innovación.

Los que me conocéis bien sabéis que la innovación ha sido uno de  mis principales caballos de batalla. En un mundo hostil como en el que nos movemos, sólo estando siempre en la primera línea seremos capaces de hacer llegar el mensaje ecologista. Lo estáis haciendo. No lo dejéis.

La crisis ecológica es muy profunda. Esto no se arregla fácilmente con pequeñas acciones individuales. Por importantes que sean éstas, la destrucción ecológica está motivada por un sistema atroz que pone el beneficio económico por delante de cualquier otra consideración. Es necesaria la acción y la movilización colectiva contra los poderes que económicos y políticos que impiden el avance. Estoy convencido de que la lucha pacífica de Greenpeace es imprescindible como catalizador del cambio, y de que está concienciando a millones de personas sobre las raíces de esta crisis. Los cambios necesarios deben ser profundos y serán difíciles. La represión que sufren nuestras acciones en los últimos tiempos son síntoma de que estamos acertando en el objetivo, pero que el sistema perseguirá sin tregua  a los disidentes.

La defensa de la Tierra merece la pena. En mis próximas aventuras seguiré defendiendo los mismos principios que me han movido hasta aquí.

Muchas gracias amig@s por estos años,  y nos vemos en el camino.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España

Read Full Post »

Había pasado una noche horrible, una de esas noches previas a un acontecimiento importante, algo así como una “fiesta” en la que los últimos detalles se terminaran de concretar en el momento en que ocurre y te pasas toda la noche dándole vueltas a como sera… Así es que eran las 6,30 de la manana … pero es que tenía cita con el Rainbow Warrior, el I, si, si…bajo el mar.. el mismo. ¿Te imaginas poder quedar con un Guerrero del Arco Iris autentico?…puf!! que nervios.

El 10 de julio de 1985, dos bombas colocadas por los servicios secretos franceses hundieron el buque insignia de Greenpeace, el Rainbow Warrior (Guerrero del Arcoiris). Han pasado 25 años desde entonces, y hay algunas buenas noticias como que todas las acciones llevadas a cabo por los dos buques Rainbow Warrior fueron determinantes para conseguir que en 1995 Francia abandonara sus pruebas nucleares.  Pero también alguna malas,  el mundo sigue lleno de amenazas nucleares y terrorismo sin ningun compromiso real de desarme por parte de las potencias nucleares…

… ahora yo estaba a punto de encontrarme con este mítico guerrero, con un símbolo de la paz.

Eva Sandaña con un pancarta que reza "No puedes hundir un arco iris"

Llegue al punto de quedada con el equipo de buceadoras, algo pasa, alguien me avisa señalando al cielo, me giro y date, había un arco iris, no es coña, de verdad, allí estaba…tengo que decir que nunca he estado en un país con tantos arco iris como en Nueva Zelanda… ¿¿será porque el Rainbow esta aquí?? No fue el único de esa mañana, luego en el barco, toda el agua que levantaba la estela dejada por el mismo formaba pequeños arco iris… fantástico… cada vez estaba mas cerca.

Adaptamos nuestro cuerpo un poquito en una primera inmersión preciosa llamada los Túneles. .. cambiamos las botellas, ajustamos los jackets, salto desde la proa y… rigurosa foto de partida de una pequeña (pero cutre todo hay que decirlo) pancartilla que hice con todo mi amor y los recursos disponibles… y mi corazón que comienza a acelerarse…¿¿por qué me pasan estas cosas??

La inmersión en un principio es simple, bajas por el cabo del ancla hasta 27 m y de allí te dirijes hacia el pecio, pero… no es un pecio cualquiera… para mi NO. Comenzamos a bajar, todo estaba bastante oscuro y en principo la visibilidad no era muy buena… por suerte solo en los primeros metros… luego empieza a aclararse la cosa aunque yo sigo sin ver nada…mis gafas estan empañadas, vaya…

Llegamos al fondo, me recompongo, me giro y puffff!!! allí estaba… pero QUE BONITO!! flechazo total, amor de guerrera del arco iris, je,je… empezamos a recorrer todo el casco, esta TODO LLENO DE VIDA, VIDA DE COLORES, miles de anémonas y esponjas lo cubren, es un ARCO IRIS DE VIDA de verdad, pero que alucine… puff!! se me vuelven a empañar las gafas… seré tonta…lagrimilla.

Estamos donde los agujeros dejados por las bombas, escalofrios, abro la pancarta como puedo, no puedo hablar pero quiero mandar un mensaje… que desastre de verdad, me tiembla todo el cuerpo. Pero al mirar al interior, QUÉ CANTIDAD DE PECES, es espectacular. Creo que todos ellos, como yo, deben sentir su energía positiva, el espíritu protector del Planeta, ¡¡¡estoy delante del el Rainbow Warrior I!!!

Y seguimos, la proa, fantástica, la cubierta, escaleras, ventanitas, aparatajeos que todavía quedan por allí… nos metemos por una puerta y subimos a donde debió de estar el puente de mandos… que maravilla, todo color, todo formas marinas y toca despedirse… puff!! he consumido mi botella en muy poco tiempo… Tengo que decir que a nivel técnico ha sido la peor inmersión de mi vida, lo he hecho fatal… pero es que a nivel emocional…

Le mando un beso y un ¡¡¡GRACIAS GUERRERO DEL ARCO IRIS!! ¡¡Gracias por estar ahí currando cada dia!!! por un mundo libre de energíaa nuclear, de terrorismo… por un mundo comprometido con la PAZ. Seguimos luchando sin violencia.

Sonrisas y muchos arco iris, desde Nueva Zelanda, Eva Saldaña, fue responsable de Educación de Greenpeace.

Read Full Post »

«Llegará un tiempo en que los pájaros caerán del cielo, los animales de los bosques morirán, el mar se ennegrecerá y los ríos correrán envenenados. En ese tiempo, hombres de todas las razas y pueblos se unirán como guerreros del arco iris para luchar contra la destrucción de la tierra»…esta leyenda de los indios Cree da origen al nombre del barco más emblemático de Greenpeace, el Rainbow Warrior.

El 10 de julio es una fecha señalada para Greenpeace, un día como hoy hace 25 años, los servicios secretos franceses hundían, en Nueva Zelanda, el buque insignia de la organización, el Rainbow Warrior. En recuerdo del bombardeo, que costó la vida al fotógrafo Fernando Pereira, en este post recogemos los primeros momentos, el desconcierto y la tragedia contada por sus protagonistas.

Peter Wilcox, capitán

23:48, Muelle Marsden, Auckland, 10 de julio de 1985. “Hemos chocado con otro barco”. Echa un vistazo por el ojo de buey de su camarote, ve “las luces del muelle Marsden” y se da cuenta de que el barco está atracado. Pero algo no va bien. “Los ruidos indicaban algo extraño. Todavía en el catre busqué mis gafas. No estaban. Durante cuatro años en alta mar nunca se habían caído de donde las dejaba colgadas. Me levanté y ví que en el camarote todo estaba patas arriba”.

“Martini Gotje, el primer oficial, estaba al final de las escaleras que conducían a los camarotes de abajo y le pregunté si todo el mundo estaba despierto, él me contesto que sí. Entonces fue cuando estalló la segunda bomba, ¡justo debajo de nuestros pies! y ordené abandonar el barco”. Sólo habían transcurrido un par de minutos entre las dos explosiones.

“Me quedé de pie observando el barco desprendiendo todas esas burbujas. Entonces fue cuando Davey dijo que Fernando estaba abajo. Recuerdo que discutí con él, le dije que se equivocaba, que Fernando había ido a la ciudad, como hacía siempre. Él me dijo: no, Fernando está ahí abajo”.

“En Auckland, tras el atentado, celebramos un funeral en honor a Fernando que quisimos que no se convirtiera en algo triste. Cada uno intentamos contar una historia divertida sobre él. Pero cuando tuvimos que recoger el féretro y abandonar la Iglesia, un peso tremendo cayó sobre mis hombros. Creo que es algo que nunca olvidaré y además considero que no debemos olvidarlo”.

Steve Swayer, colaborador

STEVE SWAYER era colaborador de la campaña de Océanos cuando se hundió el RW
“El Jefe del Puerto nos convocó a Willcox y a mí para saber básicamente cuándo y cómo íbamos a sacar el barco del fondo de “su puerto”. En mitad de la conversación, la policía llamó por teléfono desde el muelle. Empezaban a tener luz suficiente, los buceadores habían descendido y acababan de confirmar que la chapa había volado hacia dentro; era obvio que se trataba de una explosión provocada desde el exterior. Desde ese momento, la actitud de la policía cambió por completo”.

“Salí en la televisión australiana diciendo que no podían haber sido los franceses, no podían ser tan estúpidos… pero, en pocos días, se había desenredado la madeja. Como dijo un columnista en un periódico, lo único que faltaba era que se hubieran olvidado una boina, una barra de pan y una botella de Beaujolais.”

BUNNY MCDIARMID es actualmente la directora de Greenpeace Nueva Zelanda, cuando el atentado al Rainbow Warrior trabajaba como marinera.

Bunny McDiarmid, marinera

“Nos dijo que habían hundido el barco y asesinado a Fernando. Me dejó trastornada, era incapaz de asumir que Fernando había muerto. Me resultaba increíble pensar que Fernando y el barco habían desaparecido, así, sin más”.

“El Rainbow Warrior ya no pertenece sólo a Greenpeace, ha pasado a formar parte de la Historia de Nueva Zelanda. A los neozelandeses también les pertenece este barco, no sólo a Greenpeace. En muchas batallas entabladas en el Pacífico relacionadas con asuntos nucleares, el Warrior ha sido un símbolo y lo seguirá siendo; cada vez que se hable de él en esta parte del mundo, la gente lo recordará como abanderado de las campañas a favor de un mundo sin pruebas nucleares”.

Las explosiones me confirmaron que lo que estaba haciendo podía cambiar algo”.

FERNANDO PEREIRA
La noche del 10 de julio de 1985, cuando el RW se preparaba para encabezar una flotilla con destino a Muroroa para protestar pacíficamente contra los ensayos nucleares de Francia, agentes de los servicios secretos franceses colocaron dos cargas explosivas en el casco del barco. La explosión de la segunda bomba supuso la muerte de Fernando Pereira, que estaba en su camarote recogiendo sus cámaras, y el hundimiento de barco.

El mundo se estremeció al comprobar que el Gobierno francés era el autor del ataque. Dos agentes de los servicios secretos franceses fueron condenados a diez años en prisión por homicidio involuntario y siete por incendio provocado. Sin embargo, en los meses siguientes Francia ejerció una fuerte presión sobre Nueva Zelanda y llegó a un acuerdo que permitió a los dos inculpados cumplir condena en una prisión militar en Francia. En poco más de dos años fueron puestos en libertad y regresaron a París, donde recibieron honores y reanudaron sus carreras. Las Naciones Unidas ordenaron a Francia el pago de una compensación económica con la que Greenpeace pudo botar un segundo Rainbow Warrior en 1989.

Internet de Greenpeace

Página especial 25 Aniversario del Rainbow Warrior
Noticia: Mañana se cumplen 25 años del hundimiento del Rainbow Warrior de Greenpeace por los servicios secretos franceses

Read Full Post »

¿Alguna vez has tenido una buena idea relacionada con las campañas o los valores de Greenpeace pero no has sabido cómo plasmarla? ¿Te gustaría crear una animación sobre el cambio climático, la pérdida de biodiversidad o los problemas derivados de la contaminación pero tus limitaciones artísticas te han frenado? ¿Estás pensando en denunciar a quienes agreden al planeta con una animación humorística pero no sabes programar en flash?

Si alguna vez has deseado ayudar a Greenpeace en la difusión de nuestras campañas o nuestros valores pero no has encontrado herramientas para hacerlo permítenos que te presentemos una iniciativa que ha llamado nuestra atención. Se trata del concurso «Animando por una causa» que Go!Animate y siete ONG españolas, entre ellas Greenpeace, han lanzado el pasado 21 de junio.

Go!Animate es una plataforma social que permite a cualquiera crear animaciones personalizadas sin necesidad de tener un talento artístico desarrollado ni experiencia en la programación con flash. Para lanzar la versión española han convocado este concurso y desde Greenpeace, conocedores de la importancia de las herramientas que las nuevas tecnologías nos proporcionan, os invitamos a participar. Verás como es más fácil de lo que piensas.

Si tienes imaginación y ganas de apoyar a Greenpeace de una manera innovadora, ésta es una buena oportunidad. Las bases del concurso las puedes encontrar aquí.
Ahora os toca a vosotros. Tenéis hasta el 21 de julio para participar. Os animamos a que animéis 😉

Un saludo 2.0

Raúl Gómez, Ayudante de Dirección

Read Full Post »

Autores: Profesor Dirk Voorhoof y Profesor Serge Gutwirth

Las organizaciones no gubernamentales y sus activistas desempeñan un papel activo y esencial en las democracias representativas. Al igual que los periodistas y los guardianes de la sociedad, son parte de la vanguardia contra la tiranía, y su servicio al sistema político, aunque a menudo incómodo para los políticos, no debe subestimarse. Sin embargo, existe una creciente y preocupante tendencia a responder a la desobediencia civil y a la protesta pacífica con acciones penales y el uso de castigos severos y desproporcionados, como medio de reprimir la disidencia y restringir la libertad de expresión.

Es lo que está pasando con Greenpeace, una organización que se adhiere estrictamente a sus valores fundamentales de acción directa no violenta. Últimamente, hay varios ejemplos destacados sobre el duro trato que las autoridades ejercen sobre sus activistas. Durante la conferencia del clima de Copenhague en diciembre de 2009, por ejemplo, cuatro activistas de Greenpeace pasaron 20 días en prisión preventiva por irrumpir en la cena de gala celebrada por la reina danesa. Esta reacción de la justicia danesa con los «Cuatro de la Alfombra Roja» fue un acto particularmente brutal e intimidatorio considerando el carácter pacífico de la actividad.

Más de un año antes, al otro lado del planeta, Junichi Sato y Toru Suzuki, dos activistas contra la caza de ballenas, fueron objeto de un trato similar de detención arbitraria. Ambos interceptaron una caja que contenía carne de ballena de contrabando, destapando así un caso de malversación dentro del programa de caza de ballenas financiado por los contribuyentes japoneses. La caja fue entregada a la fiscalía como prueba del comercio ilegal que se estaba realizando. Cabe destacar que fueron ellos y no los traficantes de carne de ballena quienes fueron detenidos. Permanecieron encarcelados durante 26 días – 23 de ellos sin cargos – antes de ser acusados de allanamiento y robo, y llevados a juicio por un sistema de justicia que se niega a investigar la malversación de fondos dentro del programa ballenero japonés.

En ambos casos, no hay justificación para tales períodos prolongados de detención, sobre todo porque Greenpeace y los activistas que participan en estas actividades, han cooperado sinceramente y de buena fe con las investigaciones en todo momento. En el caso de los “Dos de Tokio”, como Sato y Suzuki son conocidos, el hecho de que transcurridos dos años su caso siga en los tribunales es especialmente injustificable.

El Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de Naciones Unidas, que coincide en su diagnóstico, aprobó recientemente un dictamen que recogía que los Dos de Tokio fueron detenidos arbitrariamente por las autoridades, y que las autoridades japonesas no han respetado sus derechos humanos, incluida la libertad de opinión y de expresión.

Lo que es especialmente preocupante en estos casos es que tanto en Dinamarca como Japón son democracias que han firmado y ratificado el Pacto Internacional de Naciones Unidas de Derechos Civiles y Políticos. Sobre la base de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto es un medio importante para garantizar que los derechos humanos sean garantizados y respetados por todos los firmantes. Las detenciones prolongadas y arbitrarias de los activistas no sólo constituyen una violación del Pacto, sino que también crea lo que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos describe como un «efecto paralizante», ya que el temor a las repercusiones de las autoridades ejerce un efecto desalentador sobre la disidencia pacífica, esencial para una sociedad libre y democrática.

Los Cuatro de la Alfombra Roja y los Dos de Tokio se enfrentan a las penas de cárcel, poniendo de relieve la creciente tendencia de las autoridades a recurrir al derecho penal de manera rápida y desproporcionada. Esto es muy preocupante, ya que es un síntoma de que los sistemas de justicia están siendo utilizados como herramienta para controlar la libertad de expresión y la libertad política de los ciudadanos.

Pueden haber pasado 30 años desde que Japón ratificó el Pacto de Derechos Civiles y Políticos, pero el Comité de Derechos Humanos de la ONU ha pedido de forma reiterada a este país, la última vez en 2008, una mejora de la situación en materia de derechos humanos en 26 aspectos diferentes, incluyendo la libertad de expresión.

El caso de los Dos de Tokio ofrece una clara señal de que las autoridades japonesas no están cumpliendo con las obligaciones de Japón en virtud del Pacto, y lo que es igualmente preocupante, es que tampoco lo haga ninguno de sus compañeros signatarios. Todos los gobiernos que han ratificado el Pacto deben garantizar que se respeten sus principios, no sólo en su propio país, sino de forma universal. Es un tratado internacional, y la defensa de los derechos humanos es una obligación internacional. Es inaceptable decir simplemente «no es mi país, no es mi problema.»

Las reacciones severas por parte de la policía y los sistemas jurídicos en contra de los Cuatro de la Alfombra Roja y de los Dos de Tokio son violaciones flagrantes de la libertad de expresión y del derecho a la protesta pacífica, derechos garantizados en los convenios europeos e internacionales de Derechos Humanos. Estos casos deben servirnos de advertencia sobre lo que puede deparar el futuro si los gobiernos pueden, simplemente, ignorar sus obligaciones y no respetar los derechos fundamentales de los ciudadanos y  de las organizaciones no gubernamentales cuyas intenciones son contribuir a un mundo mejor para todos.

Dirk Voorhoof es profesor de Derecho en Medios de Comunicación y Libertad de Expresión en las Universidades de Gante (Bélgica) y de Copenhague (Dinamarca).

Serge Gutwirth es profesor de Derechos Humanos de la Universidad de Bruselas (Bélgica).

Read Full Post »

Coincidiendo con el 25 Aniversario de Greenpeace en  España, decidimos hace por ahora un año, instaurar un Premio que llevaría el nombre de Artemio Precioso. Con él pretendemos anualmente homenajear a aquellas personas que hayan destacado por su compromiso ambiental, y que hayan impulsado la labor de Greenpeace. El premio lleva el nombre de Artemio Precioso, porque también pretende rendir a nuestro buen amigo Artemio un pequeño y sentido homenaje cada año.

Artemio fue un luchador incombustible. Una persona que dedicó su vida a la lucha por los derechos más básicos de las personas y, en especial, por el medio ambiente. Su compromiso social fue múltiple, pero siempre Greenpeace – organización que ayudó a fundar –  ocupó un lugar especial en su gran corazón. Por eso cada año queremos recordarle con este premio.

Este año el premiado es el periodista Gustavo Catalán Deus. Gustavo es uno de los periodistas ambientales más reconocidos en España. Su labor comienza años atrás, precisamente cuando Greenpeace comenzaba su lucha en la España de la transición oponiéndose al vertido de residuos radiactivos en la fosa atlántica. En aquellos primeros ochenta, Gustavo entró en contacto con Greenpeace, y desde entonces siempre ha estado ahí. Desde que las lanchas del «Sirius» se oponían a aquellos vertidos poniéndose bajo los bidones, a la lucha contra los balleneros en el Estrecho de Gibraltar.

Por sus artículos en Diario 16 o El Mundo se han tratado todos los problemas y polémicas ecológicas que ha sufrido este país a la largo de los últimos treinta años. No han sido pocos. Su pluma se ocupado de las especies amenazadas, de los espacios en peligro, y también de los más protegidos. Las energías renovables, tan injustamente atacadas hoy en día,  han tenido en Gustavo a su defensor; ha sido un puntal de la denuncia del cambio climático, sus efectos y sus causas. Gustavo no ha cejado un minuto en su compromiso con nuestra maltratada Tierra.

Dos notas personales: después del vertido de Aznalcóllar fue agresivamente atacado por responsables de aquella mina de Boliden. Los mismos que luego huyeron del país dejando detrás la miseria social y ecológica. Recuerdo con especial cariño su acompañamiento en los momentos más duros de la marea negra del Prestige. Un momento especial fue aquel buceo en las islas Cíes, donde documentamos las primeras bolas de chapapote en el fondo marino. Dos momentos que reflejan el compromiso de Gustavo, que siempre ha ido más allá del oficio de periodista.

Vaya con este premio nuestro sentido homenaje a Gustavo Catalán Deus y nuestro recuerdo a Artemio Precioso.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España

Read Full Post »

Cecida por la web navarra.esAl igual que el poeta he andado muchos caminos. He encontrado sitios bellos, y lugares terribles. Pero ahora vuelvo de un lugar especial: las Bardenas Reales. Este espacio natural tiene algo que no puedo definir con palabras,  que lo hace distinto, diferente, raro, especial. Desde luego, es un espacio único y mágico que merece la pena.

De alguna manera, sus caminos, sus barrancos y cuencas son hermosos. Pero al mismo tiempo son la imagen viva de un paisaje que se deshace, que se desmorona, que se hunde casi en directo. Como un suelo que no tiene nada que sujetar, la tierra desaparece casi al instante bajo lo spies del andarín, formándose agujeros que parecen llevarte hasta el infierno.

El mismo símbolo de las bardenas, Castildetierra, amenaza con desmoronarse. Ese pequeño montículo, coronado por unas rocas de arenisca que parecen sujetarse en equilibrio sobre una delgada columna, tiene los días contados. La propia erosión del agua y el cierzo hace que poco a poco vaya perdiendo base, hasta que no sea capaz de sujetar la piedra. Ese día se hundirá.

La polémica en estos días en Navarra se centra en discutir si merece la pena reforzarlo para evitar su caída o, simplemente, dejar que la Naturaleza actúe. Pero cuando los elementos naturales se convierten en símbolo, no nos gusta verlos desaparecer ante nuestros ojos. La discusión baladí promete, por tanto, ser larga e intensa.

Esta primavera las Bardenas están verdes como nunca. Y las charcas todavía tienen agua recogida durante las últimas lluvias. Sobre ellas se cierne el aguilucho lagunero, en su último vuelo vespertino.

Las Bardenas son un lugar sin par, que todavía bombardean los aviones, aunque por allí no hay más enemigo que el solitario búho.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España

Read Full Post »

Imagen cedida por www.sekano.es

Foto cedida por http://www.sekano.es

¿Para qué sirve un sapo, una ballena, una libélula, un gorrión? Muchas veces nos enfrentamos a esa pregunta los que trabajamos en la protección de la Naturaleza. Hay especies que no generan esas dudas, pero para muchas personas no está tan claro el papel de muchas especies salvajes. En ocasiones es difícil dar una respuesta que satisfaga a nuestro interlocutor, ya que no siempre es evidente que una especie tenga un rol visible, al menos desde el punto de vista antropocéntrico. En todo caso, todos los seres tienen derecho a ocupar su lugar en el ecosistema, independientemente de que sean útiles o no a la especie humana, tienen un papel que jugar.

El reino animal está todavía lleno de secretos, y nos aguardan todavía muchas sorpresas como consecuencia del mayor conocimiento del mismo. La conservación de las especies es una necesidad que merece la pena recordar en este 2010, declarado por Naciones Unidas Año Mundial de la Diversidad Biológica.

Viene a cuento lo de los sapos, porque la casualidad ha hecho que una científica británica, Rachel Grant,  haya descubierto que tres días antes del terremoto en la región italiana de L´Aquila, los sapos desaparecieran. Durante ese período no se tuvo noticia de ellos, hasta que, una vez pasado el seísmo, volvieron a ocupar su lugar en silencio. Este hecho ha despertado la atención, que se  ha posado sobre este modesto, y en general poco valorado anfibio, por su posible papel en la alerta de seísmos.

Sirva este hecho como ejemplo de hasta qué punto desconocemos tantas cosas del mundo que creemos de manera arrogante dominar, y que una mayor atención a la Naturaleza puede enseñarnos todavía muchas lecciones.

Numerosas especies animales están desapareciendo. Y lo están haciendo  a un ritmo mucho mayor del que sería explicable por la evolución natural. En esto también la acción del hombre está siendo decisiva. Por ello es necesario que se aceleren iniciativas para proteger a las especies y garantizar su supervivencia.

Al igual que los modestos sapos, descubriremos muchas más cosas del mundo animal. Algunas nos serán útiles, y otras aparentemente no. Pero todas tienen un valor.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España

Read Full Post »

El director de Greenpeace, Juan López de Uralde, recibió en la tarde de ayer el premio Foro Cívico ‘Sáez Porres’ en la Sala Gonzalo Berceo de Logroño. En este ‘IX Certamen Justicia y Solidaridad’ se ha querido destacar a Juantxo por su «intensa labor en favor del medio ambiente y la paz en España y en el resto del mundo».

Fue una cálida y emotiva ceremonia que comenzó con la conferencia del periodista Jose Antonio Mourenza, titulada ‘El topo y la mosca’, donde relacionaba los tiempos de la transición y de la revista «El topo» con el trabajo de algunas organizaciones en la actualidad. Después la cantante y compositora riojana Ángela Muro actuó para todos los presentes en un teatro lleno hasta la bandera.

Para finalizar tuvo lugar la entrega de premios donde Juan López de Uralde recogió su galardón y agradeció a la organización el premio cuyos valores se encuentran íntimamente relacionados con aquellos que son estandarte de la organización a la que representa, Greenpeace España: la justicia y la solidaridad.

Internet de Greenpeace

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »