Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 2 02+01:00 agosto 02+01:00 2010

En Italia, un país en el que existe una ley según la cual está prohibido cultivar transgénicos, alguien se ha atrevido a hacerlo. A pesar de que esta ley 212 de 24 de abril de 2001, que prevé arrestos de hasta tres años y multas de hasta 51.700 euros, un agricultor vinculado a la multinacional Monsanto ha sembrado al menos dos parcelas con el peligroso MON 810 (el maíz de Monsanto que España cultiva a gran escala en solitario) en la región Friuli Venezia Giulia. Además de la ley nacional, el ministro de Agricultura, Salud y Medio Ambiente de esta región firmó el pasado mes de abril un decreto que prohibe específicamente este maíz.

Ante el peligro que supone este maíz para la agricultura y el medio ambiente, el pasado viernes 30, un grupo de voluntarios de Greenpeace procedentes de varios países europeos decidieron actuar para proteger a los maíces no transgénicos de esta región, poniendo al campo de MON 810 en cuarentena. Para ello, aislaron y cortaron los penachos (las inflorescencias masculinas del maíz) de las plantas de este campo para parar la liberación del polen que llevaba ya varios días saliendo.

Consiguieron neutralizar tres cuartas partes del campo, hasta que las fuerzas del orden les obligaron a abandonar la zona. En todo momento los activistas tomaron todas las medidas adecuadas para no dispersar polen, plantas o semillas.

Debemos recordar que la contaminación genética provocada en gran medida por la emisión de polen por parte de las plantas transgénicas, puede alcanzar no solamente a los campos no transgénicos vecinos, provocando graves problemas ambientales y económicos, sino que afecta al conjunto de la biodiversidad. Este maíz, por ejemplo, contiene un gen patentado por la multinacional Monsanto, que convierte a cada planta en un productor de un veneno insecticida, el cual afecta directamente a determinadas especies de insectos y se acumula peligrosamente en los suelos.

Simultáneamente un grupo de 30 organizaciones organizaba una manifestación en la ciudad vecina de Pordenone. Varios políticos de la región se involucraron en los hechos posteriores a la acción, considerando que la coalición, organizaciones y Greenpeace estaban defendiendo el derecho de todas y de todos a cultivar y a comer sin transgénicos. A pesar de que Greenpeace no eliminó las plantas sino solamente los penachos, incluso el anterior ministro de Agricultura y actualmente presidente de la vecina región de Véneto afirmó en una nota de prensa que “Greenpeace ha hecho bien. Estos Organismos Modificados Genéticamente son una cosa asquerosa que debe ser destruída”

Greenpeace en Italia sigue buscando posibles campos transgénicos en las regiones del norte, y el Gobierno ha afirmado que enviará inspectores para identificar infractores. Mientras, en España seguimos trabajando para dejar de ser el único país de la UE que cultiva transgénicos. El futuro de la agricultura y la alimentación será ecológico y social o no será.

Juan-Felipe Carrasco, Campaña de transgénicos.

Read Full Post »

El pasado viernes se cumplieron 100 días del vertido en el golfo de México mientras algunas fugas todavía siguen activas y los datos de las primeras valoraciones disponibles son espeluznantes:

El vertido se cobró 11 vidas humanas y la marea negra, que está causando graves impactos en los ecosistemas marinos y las especies migratorias del Golfo, se extiende por 944 kilómetros del litoral estadounidense en los Estados de Luisiana, Misisipi, Florida y Alabama.

La prohibición de pesca y sus consecuencias económicas afecta ya a una superficie de 217 kilómetros cuadrados, casi un tercio del total de las aguas territoriales de EEUU en el golfo de México.

En las tareas de limpieza han intervenido más de 6.470 barcos, un centenar de aviones y  más de 43.000 personas. 16 países, entre los que se encuentra España, están colaborando en estas tareas y, por lo tanto, desviando ayuda que podría emplearse en otros graves problemas.

British Petroleum asegura que lleva gastados 3.500 millones de dólares (unos 2.700 millones de euros) en medidas de limpieza y compensaciones y que ha perdido más de 100.000 millones de dólares en stocks. Si queréis saber en qué podría haberse invertido esta cifra, no os perdáis el siguiente enlace:
http://www.visualeconomics.com/cost-effects-of-the-bp-oil-spill_2010-05-05/

Se han iniciado hasta 408 fuegos para quemar el petróleo en la superficie del mar, con las consecuentes emisiones de gases de efecto invernadero y su contribución al cambio climático. Además, se han empleado casi siete millones de litros de dispersante que, según informaciones recientes, parece que ya se ha filtrado a la cadena trófica.

Los impactos a largo plazo del vertido son incalculables y lo peor es que ni siquiera ha servido para que se declare una moratoria internacional de las prospecciones petrolíferas en aguas profundas.

Hoy también es un día señalado en relación con otro accidente similar: se cumplen 10 días del vertido el el Puerto de Dalian, China, que se cobró una vida humana y cuyos impactos todavía están por determinar.

En España tenemos dos pozos petrolíferos que, pese a haber provocado vertidos al mar Mediterráneo en la fase de pruebas, están pendientes de recibir la autorización administrativa para operar en frente de las costas de Tarragona y yo me pregunto: ¿se han vuelto locas las autoridades españolas? Espero que no sea necesario encontrarnos con una marea negra en frente del Delta del Ebro para que se den cuenta de la peligrosidad de estas instalaciones.

Aída Vila Rovira. Campaña cambio climático

Read Full Post »