Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 13+01:00 abril 13+01:00 2010

Desde  que Junichi y Toru fueron arrestados en 2008 por revelar el escándalo sobre el blanqueo de carne de ballena, que sacudió a la industria ballenera japonesa – más de medio millón de personas han pedido justicia para estos dos activistas de Greenpeace. Desde Greenpeace os damos a todos y todas las gracias por ayudarnos.

Después de que Junichi y Toru fueron arrestados – cerca de 300.000 personas han pedido a lo largo de estos meses su liberación inmediata y exigido que la investigación oficial se reabra. Unas 85.000  personas, que se oponen a la caza de ballenas en el Santuario de la Antártida, han llegado incluso a autoinculparse exigiendo su detención para ayudar a estos dos activistas de Greenpeace. Vosotros y vosotras le dijísteis a Japón que si arrestaba a aquellos que defienden las ballenas tendría mucha gente que arrestar alrededor del mundo.

Ayer el – el buque-factoría ballenero Japonés, el Nisshin Maru, regresó de la caza de ballenas en el la Antártida – todas estas firmas que se han ido recogiendo a lo largo de estos meses, se presentaron ayer ante el Comité Público en Japón. A estas numerosas firmas le acompañaba una solicitud para que el gobierno japonés reabra su investigación sobre la corrupción de la industria ballenera que los activistas de Greenpeace Junichi y Toru denunciaron.

Estamos destacando tanto el actual escándalo de la caza de ballenas de Japón en un santuario de ballenas reconocidos internacionalmente y el fracaso de la comunidad internacional para hacer frente a un comportamiento sin escrúpulos del Japón en la Comisión Ballenera Internacional.

Mientras que las cajas que contienen carne de ballena procedente de la caza “científica” de ballenas en el Santuario de la Antártida se descargaban en el puerto esta mañana, los activistas Junichi y Toru presentaban un recurso ante la Fiscalía de Japón instándola a que abra de nuevo la investigación que se realizó por Greenpeace en 2008 sobre la malversación de fondos dentro de la industria ballenera.

Ayer Junichi cuando entregó las firmas de apoyo declaró: «Nuestras alegaciones iniciales de malversación de fondos dentro del programa de caza de ballenas han sido repetidamente confirmadas por expertos de la industria. Es hora de que se juzguen y condenen el encubrimiento, las mentiras, la corrupción y el despilfarro de dinero de los contribuyentes”.

A pesar de que Japón sigue cazando ballenas en el Santuario de la Antártida y desde hace décadas obstaculiza las decisiones de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), los países clave en materia de conservación están proponiendo “recompensar” a Japón al negociar la reapertura de la caza de ballenas. Es suficiente e indignante. Ha llegado el momento de que el primer ministro japonés Hatoyama cumpla sus promesas electorales y ponga fin a la corrupción y los daños a la reputación de Japón, garantizando que ésta ha sido el último viaje de la flota ballenera a la Antártida.

Esperamos que el Gobierno de Japón oiga a más medio millón de voces, que juzguen a quienes cazan las ballenas y no a quienes las defienden.  Muchas gracias a cada uno de vosotros y vosotras por seguir apoyando a Junichi y Toru.

Celia Ojeda, responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace

Read Full Post »

Reciclaje de basura

Reciclaje de basura

La pasada semana tuve la oportunidad de visitar la localidad barcelonesa de Argentona. Este municipio pertenece al selecto club de los que gestionan sus basuras mediante el sistema “Puerta a Puerta” (PaP). Además, emplean la “Tasa Justa” que supone que quien más residuos genera más paga por ello. Esto se hace mediante el pago por las bolsas de basura que se emplean, unos 0,35€  por la bolsa de envases y 0,65€  para la de restos que no pueden reciclarse.

Actualmente 300.000 personas en toda España gestionan de forma sostenible sus residuos domiciliarios. Son unos 100 municipios, sobre todo en Cataluña, pero también en Baleares y Euskadi. El PaP ha demostrado ser un método eficaz que de forma rápida permite elevar los niveles de recogida selectiva entre el 60 y el 85% de los residuos generados. Todo un logro cuando la media nacional no supera el 13%.

En Argentona y según su concejala de medio ambiente, que amablemente nos acompañó a ver como los camiones retiraban las bolsas de los portales, se pasó de recoger un 12% al 50% el mismo día de la implantación del nuevo sistema. ¿Milagro? No, simplemente el PaP, voluntad política y buen hacer de los vecinos y vecinas. Es evidente que cuando se quiere se puede cambiar el modelo. Apostar por soluciones sostenibles y demostrar que los vertederos y las incineradoras son cosas del pasado, aunque algunos todavía se empeñen en querer venderlos como la solución a la gestión de residuos sólidos urbanos. En fin, seguiremos intentando demostrar las bondades del PaP hasta que sea uno de los modelos adoptados para lograr el objetivo de “Residuo Cero”.

Julio Barea, responsable de la campaña de contaminación de Greenpeace

Read Full Post »