Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 18/03/10

El atún rojo ha perdido hoy una  batalla que puede costarle el futuro. En la reunión del Convenio CITES que se celebra estos días en Qatar, se acaba de votar en contra de que el atún rojo pase a engrosar la lista de especies cuyo comercio internacional está prohibido. Sin duda la peculiar diplomacia que las autoridades pesqueras de Japón utilizan en estos casos se ha apuntado una victoria a costa del atún rojo.

El Convenio CITES (Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas, en sus siglas en inglés) regula el comercio de especies amenazadas de fauna y flora silvestres y persigue la conservación de las especies mediante el control de su comercio. En la actualidad se han adherido más de 174 países, cada uno de los cuales es una Parte del convenio.

Existen tres apéndices diferentes bajo los que pueden incluirse las especies a proteger:

El apéndice 1 incluye las especies de animales y plantas sobre las que pesa un mayor peligro de extinción. El comercio de estas especies capturadas o recolectadas en sus hábitats naturales está prohibido y sólo se permite bajo circunstancias excepcionales, por ejemplo, para la investigación científica. Este era el nivel de protección requerido para el atún rojo, debido al grave estado en que se encuentra su conservación.

La situación de la especie puede calificarse de angustiosa, ya que los stocks reproductivos se han reducido a un 15% de los originales. A pesar de ello, Japón ha conseguido un apoyo mayoritario contra la protección en CITES del atún rojo. Conocemos muy bien esa “diplomacia” japonesa, basada en la subvención,  que despliega tan a menudo en la Comisión Ballenera Internacional (CBI), para continuar matando estos grandes mamíferos. Hoy la víctima es el atún rojo.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España.

Read Full Post »

Ayer se lanzaba a los medios internacionales este vídeo sobre Nestlé. Ya ha sido retirado de Youtube en su versión inglesa…míralo antes de que lo retire también en español.

A veces un acto cotidiano puede tener serias implicaciones para el clima y la biodiversidad. Como reza el anuncio de Kit Kat, “tomarse un respiro” puede ser algo imprescindible a media mañana….o algo innecesario y totalmente cruel. ¿Qué? ¿Cómo? ¿tomarse una vulgar chocolatina puede ser algo malo?

Greenpeace acaba de lanzar un impactante vídeo sobre Kit Kat. Tienes que verlo, no te dejará indiferente. En él se relaciona la destrucción de los bosques de Indonesia y la extinción de los orangutanes con la multinacional de la alimentación Nestlé.

El conocido Kit Kat se produce a gran escala en muchos países. El que está presente en el mercado español está fabricado en Alemania. Para su fabricación se utiliza un aceite de origen vegetal  procedente del Sureste Asiático: el aceite de palma.

El aceite de palma se extrae de los dátiles de la palma africana y es, por su bajo precio, un aceite muy demandado para la industria de la alimentación, cosmética y, recientemente, el sector de los  agrocarburantes. Para cultivar esta palmera se están talando las selvas de Indonesia y se están destruyendo turberas, grandes depósitos de materia orgánica que acumulan mucho carbono.

¿Sabías que en la última mitad de siglo, en Indonesia se ha talado, quemado o degradado una extensión de selva que equivale a a dos veces el tamaño de Alemania? Esto pone en peligro la biodiversidad, con especies como el orangután, y los recursos de 60-90 millones de personas que dependen de los bosques para su supervivencia. Y no nos olvidemos del clima: Indonesia es el tercer país emisor de gases de efecto invernadero por deforestación (después de China y Estados Unidos).

La demanda de aceite de palma sigue en aumento. Y el gran responsable de que el cultivo de esta palmera sea tan destructivo tiene el nombre de una gran multinacional: Sinar Mas, empresa proveedora de Nestlé, fabricante de Kit Kat. ¿Sabías que cada 5 minutos se fabrican los suficientes Kit Kat como para, convenientemente apilados, alcanzar la altura de la Torre Eiffel?

Entonces, ¿Qué pueden hacer las personas que consumen Kit Kat? No se trata de que dejes de consumirlo, no es un boicot. Lo que queremos es que Nestlé no se suministre del aceite de esta multinacional, y que se comprometa como ya lo han hecho otras multinacionales de la alimentación como Unilever o Kraft.

Si quieres “tomarte un respiro con un Kit Kat” piensa primero que es las selvas de Indonesia también necesitan un respiro. Escribe a Nestlé y exige que tu Kit Kat no esté elaborado con aceite de palma producido por empresas que destruyen las selvas indonesias.

Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace

- Pide a Nestlé que de un respiro a las selvas tropicales

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 139 seguidores