Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12 12+01:00 marzo 12+01:00 2010

Hace 35 años, en 1975 se creó la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). Empezó con solo 10 miembros hasta tener en la actualidad unos 175 países, esto la ha convertido en uno de los los tratados ambientales de mayor aceptación. Es también uno de los más exitosos. A diferencia de otros tratados ambientales, CITES establece unas reglas claras y específicas, apoyadas por unos mecanismos concretos de supervisión y de obligado cumplimiento, que incluye prohibiciones comerciales temporales que se revisan cada dos años.

Bajo este convenio se han protegido muchas especies: los gorilas, amenazados por la demanda de carne y la venta de objetos de decoración; los elefantes, por su apreciado marfil; los cocodrilos, por aquella moda de llevar zapatos, bolsos y carteras de piel «auténtica»; la caoba, debido a la alta cotización de su madera obtenida masivamente mediante talas ilegales en la Amazonia; el Palosanto de Río, una especie de la mata atlántica brasileña (ecosistema amenazado del que tan sólo queda el 7% de su superficie original) cuya preciosa madera se ha utilizado masivamente para la fabricación de guitarras y otros instrumentos de cuerda; el esturión, cuyas poblaciones se han esquilmado para la comercialización de sus huevas… y así hasta proteger más de 33.000 especies, de las cuales el 85% (unas 28.000) son plantas y el 15% (15.000) son animales.

Durante 10 días, del 13 al 23 de marzo, tiene lugar la 15 reunión de este convenio donde se va a decidir, entre otras especies, si los países deberían de proteger el atún rojo (/Thunnus thynnus/). De ellos depende que sigamos viendo a esta especie nadando por los mares y océanos. Los gobiernos se enfrentan en esta reunión a una decisión que nos debería de concernir a todos, ¿queremos que especies como el atún rojo se extingan?

Sin embargo, aquí sentados leyendo este blog, no podemos ir uno a uno a Doha (donde tiene lugar CITES) a dar nuestra opinión y voto, pero sí que podemos tomar una decisión que ayude a esta especie, pidamos una pesca responsable, que los gobiernos gestionen los recursos marinos de una manera sostenible, que no volvamos a encontrarnos en esta tesitura, al borde de la extinción.

El atún rojo, se encuentra al borde del colapso, ¡10 días son suficientes para protegerlo! Por favor, tomen las decisiones correctas.

Celia Ojeda, responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace

Read Full Post »

Cedida por Huelvateca

Cedida por Huelvateca

Esta mañana los ecologistas de España nos hemos levantado un poco más solos. Miguel Delibes se ha ido, y con él no sólo se marcha el escritor. Se nos va también uno de los baluartes más sólidos de la cultura rural de este país nuestro. Delibes evolucionó en su pensamiento, precisamente por su apego a la naturaleza, desde la tradición cazadora, hacia una profunda conciencia ecológica, que defendió abierta y públicamente.

Me he acercado a mi biblioteca para elegir una obra de Delibes que ojear esta mañana. Cada una de ellas está llena de evocaciones y de pasajes inolvidables, pero no he podido evitar recoger aquella obra de 1979 que tituló «Un mundo que agoniza». Este libro resume el pensamiento de Miguel Delibes, dice la contraportada: «desde sus intuitivos comienzos en 1949 hasta la madurez».

Ilustrado con dibujos de José Ramón Sánchez, Un mundo que agoniza es una joya sin parangón, imprescindible para cualquier ecologista. El título de algunos capítulos habla por si sólo: El progreso contra el hombre, La Naturaleza, chivo expiatorio; La rapacidad humana…

No lo recordaba, pero al ojear el libro me he encontrado con la dedicatoria que Miguel Delibes estampó, seguramente en algún paseo por la feria del libro. Teniendo en cuenta que es del año 79 – es decir, tenía yo por entonces 16 años – me ha llevado a los tiempos en que empezaba yo en esto del ecologismo. Enorme ilusión me ha hecho ver manuscrito por el autor el siguiente texto: «A Juan Antonio, un gran preocupado por la Naturaleza, con un abrazo, Miguel Delibes».

Termino con un pequeño extracto de aquel texto, en el que opina sobre los ecologistas:

«Muchos jóvenes del Este y del Oeste reclaman hoy un mundo más puro, seguramente por ser ellos la primera generación con DDT en la sangre y estroncio 90 en sus huesos. Porque si la aventura del progreso, tal como hasta el día la hemos entendido, ha de traducirse inexorablemente, en un aumento de la violencia y la incomunicación; de la autocracia y la desconfianza; de la injusticia y la prostitución de la Naturaleza; del sentimiento competitivo y del refinamiento de la tortura; de la explotación del hombre por el hombre y la exaltación del dinero, en este caso yo gritaría ahora mismo, con el protagonista de una conocida canción americana «!Que paren la Tierra, quiero apearme!»

Descansa en Paz. Maestro.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España

Read Full Post »

De regreso de Barcelona voy leyendo tranquilamente en el tren, las últimas luces del día acompañan mi viaje y hacen que el cielo tenga un tono rojizo. El tren atraviesa una zona montañosa densamente poblada de árboles, todavía son visibles los efectos de la intensa nevada de que el lunes cubrieron toda Cataluña. Pero algo llama mi atención, una inmensa columna de humo negro cubre buena parte del cielo. La primera idea es que de nuevo un incendio forestal está arrasando nuestros bosques, aunque rápidamente pienso que con tanta nieve en el campo y el frío que hace parece muy difícil prender el monte.

El tren sigue su camino y rápidamente puedo descubrir el causante de semejante contaminación atmosférica. Una inmensa chimenea, perteneciente al polo químico de Tarragona, escupe fuego sin parar. Una llama de más de 15 m de altura sale de un chimenea, y está quemando algo que escupe un denso y abundante humo negro. La foto que acompaña a este post permite hacerse una idea de la situación.

¿Esta es la forma en el que las industrias llevan a cabo las mejores prácticas disponibles para luchar contra la contaminación? Estas industria son las que acusan a Greenpeace de alarmistas y que realmente ellos no contaminan ya que cumplen con las leyes y directivas. ¿Qué directiva ampara esto? Pues que nos lo expliquen……disculpad la calidad de la foto pero la he sacado con el móvil. Sin palabras seguiremos denunciando estas barbaridades.

Julio Barea, responsable de la campaña de Contaminación de Greenpeace

Tú también puedes fotodenunciar enviándonos tus fotos de agresiones al medio ambiente

Read Full Post »