Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 de febrero de 2010

El miércoles 24 de febrero, el Senado del Estado de Vermont  (EEUU) votó a favor de cerrar la central nuclear de Vermont Yankee, propiedad de la compañía Entergy. A pesar de los esfuerzos de Entergy para renovar el permiso de funcionamiento de la central nuclear, que cuenta ahora con 38 años de edad, el Senado de Vermont decidió mantener su cierre definitivo para 2012, la fecha prevista. El voto del Senado es decisivo para cerrar la planta, independientemente de lo que pueda votar (si decide hacerlo) la Cámara de Representantes.

Con este voto, el Estado de Vermont ha mandado un claro mensaje a la industria nuclear y al presidente Barack Obama, tras anunciar la semana pasada su decisión de “regalar“ a la industria nuclear 8.300 millones de dólares en préstamos garantizados para construir dos centrales nucleares, las primeras en 30 años en EEUU. Este país no necesita nuevas centrales nucleares, sino que incluso puede cerrar las viejas y deterioradas centrales existentes y pasar a un sistema energético sostenible basado en las renovables.

La central nuclear de Vermont Yankee es un reactor BWR de 650 MW de potencia que entró en operación comercial el 30 de noviembre de 1972. Es inevitable pensar en la central nuclear de Garoña (Burgos), otro reactor BWR, de 460 MW y que empezó a funcionar en 1971. Como Vermont Yankee, Garoña tiene un largo historial de fallos y problemas de seguridad.

España se diferencia de EEUU en que el 26% de su electricidad es renovable y un 19% nuclear. En EEUU las renovables son sólo el 3% y la nuclear el 20%. Es decir, en España es aún más fácil que en EE UU prescindir de la energía nuclear. Otra diferencia es que el presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó públicamente que cerraría Garoña en 2011, cuando llegará a los 40 años, y luego decidió retrasarlo hasta 2013. Mientras él le “regaló” a Garoña y a la industria nuclear dos años más, el Estado de Vermont ha decidido cerrar Vermont Yankee en 2012, cuando ésta cumple 40 años.

Carlos Bravo, responsable de la campaña Anti-nuclear de Greenpeace

Read Full Post »

No a la contaminación en la ríaA la empresa Fertiberia de Huelva y a todos quienes la han apoyado (Junta de Andalucía, Ministerio de Medio Ambiente, partidos políticos y sindicatos de Huelva) en su actividad, claramente fuera de la ley, se les acaba el tiempo. En un largo proceso con juicios, recursos, súplicas y sentencias, parece que por fin la justicia velará por los intereses generales y la preservación del medioambiente. Eso es al menos lo que el último Auto de la Audiencia  Nacional dictamina. Antes de finales del mes de diciembre de 2010 los vertidos de fosfoyesos deben cesar y se debe recuperar la zona.

La empresa de fertilizantes Fertiberia desde su planta de Huelva ha causado lo que Greenpeace, el Comité de Peticiones del Parlamento europeo y la ciudadanía de Huelva han denominado el mayor caso de contaminación industrial de Europa. Esto es una auténtica catástrofe sanitaria y ambiental para la zona. A pesar de ello, la empresa ha seguido vertiendo y contaminando la ría del Tinto y la propia ciudad.

Por fin, el día 17 de febrero de 2010, el alto Tribunal para los pies a Fertiberia y dictamina que el tiempo de burlarse de las leyes y de los ciudadanos ha terminado. A la empresa le queda ahora hacer bien las cosas. Es imprescindible poner en marcha un ambicioso plan de descontaminación de la zona, costeado por la empresa, en el que tengan cabida los trabajadores. Es una oportunidad para mantener y crear nuevos empleos, especializados y con futuro (como ya se está haciendo en Flix-Tarragona), ya que las tareas de limpieza se tendrán que acometer durante lustros, dando el volumen del problema.

Julio Barea, responsable de la campaña de Contaminación de Greenpeace

Read Full Post »