Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for septiembre 2009

deshieloConfirmado: dos buques cargueros que partieron de Corea se dirigen al puerto de Rotterdam. La novedad en su recorrido es que lo han hecho atravesando el paso del noroeste. Es decir, han dirigido sus proas hacia el norte, y a través del Estrecho de Bering han conseguido llevar a cabo su recorrido sin novedad. Coincide este hecho histórico con el anuncio que se produce cada 15 de septiembre de la información sobre la evolución del hielo en el Ártico.

Hay quien se empeña en negar la evidencia, pero los datos empíricos vuelven a ser contundentes: el Artico se derrite. Tras la debacle de 2007, en que la cobertura de hielo de la superficie ártica alcanzó niveles mínimos históricos, 2009 se convierte en tercero en el ranking de años con mínima cobertura de hielo. La evolución es clara: en los últimos treinta años cada vez hay menos hielo en el Artico. Lógico si tenemos en cuenta el progresivo calentamiento del Planeta, pero dramático en lo que supone para nuestro futuro. Los últimos tres años han marcado los mínimos históricos en las dimensiones del casquete polar Artico.

Los voceros del negacionismo llevan semanas negando la mayor. De hecho han montado una mega-campaña de desinformación de cara a la Cumbre de Copenhague, con amplio eco en algunos medios.

Pero desgraciadamente los hechos son demasiado tenaces. El que se haya abierto al tráfico marítimo el paso del noroeste no es más que la constatación real del deshielo ártico. Y es que mientras el hielo desparece bajo nuestros pies, lo que parece preocupar a los gobiernos es quién se queda con el petróleo escondido en su subsuelo. Como tituló al respecto del paso del Noroeste un diario británico: «un gran paso para el hombre, un desastre para la humanidad».

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España

Read Full Post »

DSCF2882 copyUna vez más, en el Sur se repiten los errores del Norte. Una vez más, el dinero lo justifica todo – en el Sur como, todavía, en el Norte-. Una vez más, se impone el beneficio de unos pocos a los derechos de muchos… y al medio ambiente.

Las consecuencias de la exportación del modelo de turismo residencial “made in Spain” a un país con costas vírgenes, poblaciones hasta ahora aisladas y escasas garantías de protección del medio ambiente son aterradoras. El dinero fácil lleva a repetir atropellos ambientales que pueden acabar causando la erosión de la playa, la contaminación de las aguas y la aniquilación de las pesquerías tradicionales. Además, el proyecto en sí trae fecha de caducidad debido a la subida del nivel del mar que comportará el cambio climático.

El Comité para el Seguimiento del Proyecto “Souani” de Alhucemas, en el Rif, el Norte de Marruecos, ha hecho un llamamiento para poner fin a las obras que la Sociedad General Inmobiliaria, dependiente de la Caja de Ahorros y Gestión, está llevando a cabo en un bosque costero en la Bahía de Alhucemas, y que amenazan con destruir los restos arqueológicos de la antigua ciudad fenicio-romana de Almazimas… para construir una urbanización de chalets con piscinas cuya primera línea estará… a 15 metros de la playa.

Otros cinco proyectos aguardan ya para ocupar la zona costera entre Tanger y Nador. Podrán llegar más. El proyecto Souani es la punta de lanza de una estrategia para “desarrollar” las playas del Rif, a costa de su medio ambiente y de sus habitantes. Nada que ver con el prometido impulso de una industria turística dinamizadora de la economía y que se podría implantar de forma ambientalmente razonable – dejando un margen de unos centenares de metros sin construir para que la costa pueda seguir ejerciendo sus funciones de protección naturales. Por desgracia, el modelo en el que se basan quienes ostentan el poder en Marruecos para valorizar sus hermosos ecosistemas es España, no Costa Rica.

Los amigos de Alhucemas luchan por conservar su costa. Al Sur del Mediterráneo. Una lucha que también debe ser nuestra, porque no podemos permitirnos que el Mediterráneo pierda su integridad también en su riba sur. Y, menos, para el disfrute exclusivo de unos pocos. Ayúdales! Infórmate más y participa en la encuesta que encontrarás aquí.

Anna Rosa Martinez, delegada de Greenpeace en Cataluña.

Read Full Post »

Juan López de Uralde a bordo del Arctic SunriseVuelve a iniciarse el curso político con los habituales rifi-rafes entre los grandes partidos a cuenta de la crisis económica. La expresión «brotes verdes» se ha convertido para unos en la imagen de una posible y próxima recuperación económica, mientras que otros hacen de ella el paradigma de la demagogia gubernamental.

Más allá de esta polémica, lo cierto es que a mí los brotes verdes que me gustan son los de Antonio Machado, quien en el libro Campos de Castilla, hace con su poema A un olmo seco, un bello canto a la esperanza:

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.

Esas hojas verdes de Antonio Machado son un símbolo de la fuerza de la vida, capaz de resistir, y de tratar de vencer a una muerte casi ineludible. Seguramente no hay mejor imagen de la lucha por la vida, que la elaborada por Machado en este poema.

En la actual situación del medio ambiente de nuestro Planeta, esos brotes u hojas verdes, evocan la esperanza de que aún podemos salvarlo de las mayores amenazas: el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

Así que cuando oigo a los políticos discutir tan acaloradamente sobre la densidad de esos brotes verdes, me pregunto por qué les importa tan poco nuestra maltrecha Naturaleza, y pienso que tal vez una mayor atención a la misma, impulsaría también una salida de la crisis económica.

Quedo, por tanto, a la espera de ver brotes verdes en las cuestiones que veremos debatir en los próximos meses. Pero verdes, de tono machadiano. Desde aquí trataremos de regar con palabras y hechos los que vayan naciendo.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España

Read Full Post »

ageofstupidEl día 22 de septiembre, coincidiendo con la celebración de la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York, que tratará sobre cambio climático, se estrenará a nivel mundial la película The Age of Stupid.

Madrid, Barcelona, Zaragoza, Bilbao y Vitoria son las cinco ciudades que vivirán el estreno global de esta película, al mismo tiempo que en más de 100 salas de cine en 40 países de Europa, Asia, Medio-Oriente y África. Todos proyectarán simultáneamente la película en directo, intentando así batir el récord Guiness.

La película ha sido escrita y realizada por Franny Armstrong (McLibel, Drowned Out) y producida por John Baltsek (nominado a los Oscar por Un día de septiembre). En ella el nominado a los Oscar, Pete Postlethwaite (En el nombre del padre, Sospechosos habituales), representa a un hombre solitario que vive en el año 2055 en un mundo devastado por el cambio climático. Al ver reportajes del daño causado cuarenta años atrás se pregunta: ¿por qué no hicimos algo para evitarlo?

En España, el estreno de la película se hará el martes 22 de septiembre a las 19:00h en los varios cines. En Madrid, se desplegará una gran alfombra verde en los cines Ideal, a los que acudirán numerosas personalidades en bicicleta.

———————————
Cines:

BARCELONA
– Cine Icaria Barcelona. Centro Comercial El Centre de la Vila. Port Olímpic
– Cinesa Diagonal. Santa Fe de Neu Mexic, s/n.

BILBAO
– Centro Comercial Megapark. Avda. de la Ribera, s/n. Barrio Ibarreta-Zuloko.

MADRID
– Cines Ideal. Plaza Jacinto Benavente.
– Cinesa Proyecciones. Calle Fuencarral, 136.

VITORIA
Centro Comercial Gorbeia. Etxabarri – Ibiña. Zigotia.

ZARAGOZA
Centro Comercial y de Ocio Plaza Imperial. Avda. Diagonal, 8.

———————————
ENTRADAS:

– Las entradas se pueden comprar en la taquilla, en la página web Yelmo Cines y Cinesa o a través de la página oficial de The Age of Stupid

———————————

Read Full Post »

transgenicos-01

Distintas variedades de maíces, una estampa llena de colorido y matices diversos.

Hoy toca una fotodenuncia de las buenas. En la foto vemos una cesta de distintas variedades de maíces, una estampa llena de colorido y matices diversos. Y así tiene que ser.  Nos están acostumbrando al monocultivo, al todo igual, y vemos una cesta así y no nos podemos creer que haya tanta variedad: maíces amarillos, rojos, casi negros, etc.

El gran reto con el que nos toca lidiar es el cambio climático, y algunos de los impactos más importantes en las próximas décadas tendrán lugar en zonas agrícolas y en la producción de alimentos.

Dependiendo del tipo de gestión, la agricultura es víctima y verdugo de nuestro clima.

Víctima porque debido a la crisis climática, por ejemplo para 2080 se estima que 40 de los países más pobres situados predominantemente en África tropical y Latino América, podrían perder del 10 al 20%  de su capacidad de producción de cereal por la sequías, poniendo en riesgo la capacidad de los pueblos para alimentarse.

Verdugo porque la agricultura industrial basada en el uso de fertilizantes la convierte en una de las principales causas de emisión de gases de efecto invernadero.  De todos los productos quí­micos, los fertilizantes son los que más contribuyen: el equivalente a 2.100 millones de toneladas de CO2 cada año. Uno de los más potentes es el óxido nitroso (N2O), con un potencial de producción de calentamiento global unas 296 veces mayor que el CO2

Y con el incremento de temperaturas, climas extremos, menos  precipitaciones, tormentas impredecibles, enfermedades y plagas más agresivas, la producción de alimentos se resiente, y entonces salen falsas soluciones como los transgénicos. Una tecnología antinatura que supone un grave riesgo para la biodiversidad y tiene efectos irreversibles e imprevisibles sobre los ecosistemas y la salud.

Las distintas variedades son las que tienen la posibilidad de hacer frente al cambio climático, a mayor número de especies y variedades, mayor probabilidad de que la agricultura se adapte a condiciones de cambio. No es cierto que haya cultivos transgénicos adaptados a la sequía o que produzcan más.

Los cultivos cuyas nuevas propiedades dicen que van a solucionar graves problemas sociales o ambientales, no son sino parte de la estrategia de propaganda de la industria agrobiotecnológica. La realidad es que los transgénicos que se comercializan no están pensados para reducir el uso de pesticidas ni para solucionar el hambre ni para crear plantas tolerantes a la salinidad o resistentes a la sequía. Son semillas diseñadas para asegurar las ventas de determinados agroquímicos, para aumentar el control de las corporaciones sobre la agricultura, para concentrar cada vez más el poder y la producción de alimentos en manos de un puñado de empresas.

Las soluciones son el cultivo de variedades locales, la biodiversidad agraria, las rotaciones, las prácticas agrarias sostenibles que fijan carbono en el suelo y la reducción del uso de fertilizantes. De esta manera se puede cambiar la agricultura para que sea no solamente un emisor de gases de efecto invernadero mucho menor, sino también para que se convierta en un sumidero de carbono que nos ayude a revertir la destructiva contribución al cambio climático.

Mónica Parrilla campaña de Transgénicos

Read Full Post »

Juicio por Garoña

garona-090902

Greenpeace han logrado instalar un contenedor de resistencia en la entrada principal de la central nuclear de Garoña (Burgos)

Cada vez que activistas de Greenpeace acaban en los tribunales por haber denunciado de forma pacífica un problema ambiental me viene a la mente la misma pregunta ¿Por qué estos activistas pasan tan asiduamente por el juzgado y por qué no lo hacen quienes contaminan el aire, los mares, los ríos o destruyen los bosques? ¿Por qué no acaban en los tribunales quienes ponen en peligro el medio ambiente y la salud pública?

Ayer se volvió a repetir la película. Aunque parezca increíble.  29 activistas de Greenpeace fueron juzgados en Villarcayo (Burgos) por realizar una protesta pacífica para exigir el cierre de la obsoleta central nuclear de Garoña.

No salgo de mi asombro cuando nuestro abogado me comunica por teléfono que el fiscal  pide una multa  por un total de 13.000 euros a los activistas de Greenpeace que el pasado 20 de noviembre de 2008 decidieron plantarse en la central de Garoña y decir alto y claro al Gobierno que era una irresponsabilidad mantener en funcionamiento una central nuclear vieja y peligrosa.

Así son las cosas. Poderosas compañías eléctricas como Endesa e Iberdrola, dueñas de esta cafetera nuclear a través de Nucleonor, han incumplido de forma sistemática los requerimientos que les impuso el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) hace 10 años, cuando se le concedió la prorroga que expiraba el 5 de julio de 2009. Ante este situación, el CSN, el organismo público encargado de velar por la seguridad de la ciudadanía y el medio ambiente ante un eventual accidente nuclear, siempre ha mirado para otro lado. Es más, en un ejercicio de irresponsabilidad sin precedentes,  pretendía regalarle otros 10 años más de funcionamiento. Al final, el Gobierno cedió a las presiones y concedió a Iberdrola y Endesa otros cuatro años de pingues beneficios.

Por ello, ante semejante cúmulo de injusticias y dobles varas de medir no quisiera terminar esta reflexión si dar las gracias estos activistas de Greenpeace que decidieron pedir el cierre de la central Nuclear de Garoña por el bien del medio ambiente y de la seguridad de las personas.

En una semana o dos conoceremos la sentencia que emita el juez, hasta entonces no sabremos si éste asumirá o no la petición del fiscal. Entre tanto, seguiremos trabajando para que Garoña cierre ya y nos manifestaremos de la forma más imaginativa que podamos para que la opinión pública sepa que Garoña es obsoleta y peligrosa.

Mario Rodríguez, director de campañas de Greenpeace

Read Full Post »

« Newer Posts