Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for marzo 2009

Torrelavega, Cantabria. Autor: Luís Ferreirim

Torrelavega, Cantabria. Autor: Luís Ferreirim

Estamos ante los vertidos de una de las industrias con mayor número de incumplimientos e infracciones de España. Estamos hablando de Sniace, la papelera de Torrelavega (Cantabria) que vierte millones de litros de aguas contaminadas a las aguas del río Saja-Besaya.

La fábrica es uno de los puntos negros en el mapa de polución elaborado por Greenpeace el pasado año. Ni las sanciones y resoluciones Administrativas en contra ni las denuncias de los grupos ecologistas y vecinos han logrado parar este desastre medioambiental. La empresa ha destacado por sus reiterados incumplimientos de la normativa ambiental desde que se instaló en la zona, en 1941, amparada por una importante permisividad de las administraciones públicas.

Así, en 2005 la Confederación Hidrográfica del Norte (CHN) inició el proceso de revocación de la autorización provisional de vertido que tenía la empresa desde 2002, por «incumplimientos reiterados». A pesar de este comportamiento de Sniace y del grave deterioro que ha sufrido el río por los vertidos de la empresa, la CHN ha aceptado un nuevo plan de regularización de vertidos y el Gobierno cántabro ha concedido a todas las empresas del grupo Sniace autorización para seguir vertiendo al río Besaya. Existe, por lo tanto, una total permisividad con esta empresa por parte del Gobierno cántabro y del Ayuntamiento de Torrelavega. Intentar mantener una actividad como ésta no sólo está en contra del medio ambiente sino que también afecta gravemente a la salud de las personas que viven en la zona.

Además, el río donde vierte sus aguas contaminadas termina en la playa de Usgo, en el municipio de Suances, uno de los lugares más turísticos de la comunidad. El último informe de Greenpeace sobre contaminación industrial detectaba «grave» afecciones por cloro en el río Saja. Buena parte de la misma procede de Sniace ya que muchas sustancias ‘organocloradas’ son «persistentes» y tardan «incluso decenas de años en degradarse, por lo que siguen presentes en el medio ambiente». De hecho, a pesar que Sniace lleva dos años sin utilizar cloro, son notables los niveles de contaminación por compuestos organoclorados, que se han utilizado en el blanqueo de papel.

Julio Barea, responsable de la Campaña de Contaminación

Read Full Post »

centralasco090303
Me cuentan que el ex presidente Felipe González anda ahora por ahí de apóstol de la energía nuclear. Al parecer clama por que se abra un «debate nuclear» que, en realidad, nunca se cerró. La verdad es que no tenemos mucha suerte en España los ecologistas con nuestros ex presidentes: mientras Aznar, ese insigne «ecologista sensato» se dedica a calzarnos el epíteto de comunistas a los ecologistas de verdad, Felipe se ha vuelto pronuclear. ¿No podrían dedicar su tiempo y su prestigio a causas más nobles y más desinteresadas?

En el caso de Felipe, aseguran que anda «arrepentido» de haber paralizado el desarrollo nuclear en España en los años ochenta, y que ahora trata de redimir sus pecados buscando cómo facilitar la vuelta de la nuclear. La verdad es que a Felipe el medio ambiente nunca le importó o, al menos, no lo demostró en sus años de presidente del Gobierno. Sólo se conoce su afición por los bonsáis, una sofisticada técnica oriental de torturar a los árboles para que se queden pequeños. Debe ser que así molestan menos.

Pero lo más pasmoso de este caso es la falta de memoria del ex presidente o, al menos, la laguna que le ha llevado a olvidar las auténticas razones de la moratoria nuclear.

Ha caído en mis manos un texto del nada antinuclear ex ministro de Industria de González, Juan Manuel Eguiagaray, en el que explica las auténticas razones de la moratoria nuclear de los años ochenta:

«Es conocido que en pleno proceso de transición democrática el sector público tuvo que rescatar financieramente a las empresas eléctricas del país, que se habían embarcado en un proceso de inversión faraónico derivado de una planificación delirante, en absoluta contradicción con las necesidades constatadas de la demanda eléctrica en España. (….) Los costes (…) así como el saneamiento financiero de las empresas recayeron sobre los consumidores durante largos años, mediante recargos pagados en el recibo de la luz».

La referencia del texto es «Reflexiones sobre la incertidumbre energética» publicado en la revista del Club Español de la Energía, número 21.

Vamos, que tuvimos que pagar entre todos los consumidores la delirante deriva nuclear de las eléctricas españolas. Ahora nos quieren hacer creer que la historia fue otra, pero aún quedan papeles, y memoria. Pues eso.

Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace España

Read Full Post »

trans-mexico
Hoy tenemos una magnífica noticia. Una gran victoria para el medio ambiente, los agricultores y los consumidores de toda la UE. Los ministros de medio ambiente de la UE han votado mayoritariamente para mantener las prohibiciones de determinados países de la UE contra el cultivo de transgénicos.

En realidad han rechazado una  propuesta de la Comisión Europea de forzar a determinados países a cultivar transgénicos a pesar de las prohibiciones nacionales. Más de 20 países han votado en contra de la Comisión, entre ellos España, que ha dado un giro a la actual política a favor de los transgénicos.

La protección del medio ambiente y de la salud pública debe ser siempre prioritaria con respecto a los intereses financieros e industriales de un grupo de multinacionales. Por ejemplo, el maíz MON 810, único transgénico autorizado actualmente en la UE y cultivado en España, tiene un elevado potencial de daños al medio ambiente.

España, que sigue siendo el único país de la UE que cultiva transgénicos a gran escala, ¡ha dado un importante giro a su política de transgénicos, votando en contra de la Comisión!

Consideramos que esta victoria pertenece a todos los ciudadanos
que se siguen oponiendo a esta aberración biológica que son los transgénicos. La decisión española de hoy en la UE debe ahora ser trasladada a la política nacional; debe prohibirse el cultivo en España para que podamos sentir que nuestro Gobierno abandona la senda de las transnacionales biotecnológicas y apuesta definitivamente por la sostenibilidad y la seguridad alimentaria.

Juan Felipe Carrasco, responsable de la campaña de Transgénicos


Read Full Post »

« Newer Posts