Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Escribe el director’ Category

Cedida por enlineadirecta.infoLas consecuencias de la erupción volcánica en Islandia han tenido en los últimos días en vilo a toda Europa. Una vez más la Naturaleza nos muestra toda su fuerza, y pone en evidencia nuestra vulnerabilidad. En estos días, se habla mucho del posible impacto de las erupciones volcánicas en el clima, y también sobre su influencia en el cambio climático.

Por más que nos parezca imposible de igualar a un fenónemo de la magnitud de una explosión volcánica, las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero son mucho mayores que las de los volcanes. Cada año las erupciones volcánicas emiten entre 110 y 250 millones de toneladas de CO2. ¿Le parece mucho? Pues las actividades humanas multiplican por 100 esa cantidad.

Ciertamente la nube de finas partículas de ceniza puede alcanzar una gran altura, llegando incluso a la estratosfera, como ocurrió por ejemplo en el caso del Pinatubo. En este volcán filipino en el año 1991  ocurrió una violenta erupción, que produjo una gran nube que alcanzó gran altura. En aquella ocasión se produjo un enfriamiento medible, debido a que las partículas del humo en la estratosfera redujeron la llegada de rayos solares a la superficie terrestre.

En esta ocasión, al menos hasta el momento, la erupción es de mucho menor escala, y no parece que las consecuencias vayan a ser comparables.

En todo caso, estos efectos de enfriamiento consecuencia de  las emisiones volcánicas son puntuales y en ningún caso inducirán a una reducción de la tendencia de calentamiento global consecuencia de las emisiones de gases de efecto invernadero de la actividad humana.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España

Read Full Post »

Cecida por la web navarra.esAl igual que el poeta he andado muchos caminos. He encontrado sitios bellos, y lugares terribles. Pero ahora vuelvo de un lugar especial: las Bardenas Reales. Este espacio natural tiene algo que no puedo definir con palabras,  que lo hace distinto, diferente, raro, especial. Desde luego, es un espacio único y mágico que merece la pena.

De alguna manera, sus caminos, sus barrancos y cuencas son hermosos. Pero al mismo tiempo son la imagen viva de un paisaje que se deshace, que se desmorona, que se hunde casi en directo. Como un suelo que no tiene nada que sujetar, la tierra desaparece casi al instante bajo lo spies del andarín, formándose agujeros que parecen llevarte hasta el infierno.

El mismo símbolo de las bardenas, Castildetierra, amenaza con desmoronarse. Ese pequeño montículo, coronado por unas rocas de arenisca que parecen sujetarse en equilibrio sobre una delgada columna, tiene los días contados. La propia erosión del agua y el cierzo hace que poco a poco vaya perdiendo base, hasta que no sea capaz de sujetar la piedra. Ese día se hundirá.

La polémica en estos días en Navarra se centra en discutir si merece la pena reforzarlo para evitar su caída o, simplemente, dejar que la Naturaleza actúe. Pero cuando los elementos naturales se convierten en símbolo, no nos gusta verlos desaparecer ante nuestros ojos. La discusión baladí promete, por tanto, ser larga e intensa.

Esta primavera las Bardenas están verdes como nunca. Y las charcas todavía tienen agua recogida durante las últimas lluvias. Sobre ellas se cierne el aguilucho lagunero, en su último vuelo vespertino.

Las Bardenas son un lugar sin par, que todavía bombardean los aviones, aunque por allí no hay más enemigo que el solitario búho.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España

Read Full Post »

Imagen cedida por www.sekano.es

Foto cedida por http://www.sekano.es

¿Para qué sirve un sapo, una ballena, una libélula, un gorrión? Muchas veces nos enfrentamos a esa pregunta los que trabajamos en la protección de la Naturaleza. Hay especies que no generan esas dudas, pero para muchas personas no está tan claro el papel de muchas especies salvajes. En ocasiones es difícil dar una respuesta que satisfaga a nuestro interlocutor, ya que no siempre es evidente que una especie tenga un rol visible, al menos desde el punto de vista antropocéntrico. En todo caso, todos los seres tienen derecho a ocupar su lugar en el ecosistema, independientemente de que sean útiles o no a la especie humana, tienen un papel que jugar.

El reino animal está todavía lleno de secretos, y nos aguardan todavía muchas sorpresas como consecuencia del mayor conocimiento del mismo. La conservación de las especies es una necesidad que merece la pena recordar en este 2010, declarado por Naciones Unidas Año Mundial de la Diversidad Biológica.

Viene a cuento lo de los sapos, porque la casualidad ha hecho que una científica británica, Rachel Grant,  haya descubierto que tres días antes del terremoto en la región italiana de L´Aquila, los sapos desaparecieran. Durante ese período no se tuvo noticia de ellos, hasta que, una vez pasado el seísmo, volvieron a ocupar su lugar en silencio. Este hecho ha despertado la atención, que se  ha posado sobre este modesto, y en general poco valorado anfibio, por su posible papel en la alerta de seísmos.

Sirva este hecho como ejemplo de hasta qué punto desconocemos tantas cosas del mundo que creemos de manera arrogante dominar, y que una mayor atención a la Naturaleza puede enseñarnos todavía muchas lecciones.

Numerosas especies animales están desapareciendo. Y lo están haciendo  a un ritmo mucho mayor del que sería explicable por la evolución natural. En esto también la acción del hombre está siendo decisiva. Por ello es necesario que se aceleren iniciativas para proteger a las especies y garantizar su supervivencia.

Al igual que los modestos sapos, descubriremos muchas más cosas del mundo animal. Algunas nos serán útiles, y otras aparentemente no. Pero todas tienen un valor.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España

Read Full Post »

De nuevo la alarma ecológica en el mar. En esta ocasión un buque chino cargado con 65.000 toneladas de carbón se encuentra encallado en la Gran Barrera de coral australiana, uno de los mayores tesoros ecológicos del mundo. El buque está perdiendo combustible. De momento algunas toneladas de las 950 que albergan sus tanques han causado ya un mancha que se extiende varios kilómetros.

La imagen del buque a merced del oleaje en las cristalinas aguas del arrecife de coral, nos devuelve a una realidad a la que nos enfrentamos una y otra vez: las consecuencias ecológicas de los vertidos de crudo en los mares. En nuestras costas lo hemos sufrido con toda su crudeza en muchas ocasiones, aunque nunca con tanta intensidad como con la marea negra del Prestige. Un caso, por cierto, cuyas consecuencias y responsabilidades legales todavía no se han concretado a pesar del tiempo transcurrido.

A día de hoy es la bahía de Algeciras la que concentra la gran preocupación en nuestro litoral por los vertidos constantes de los buques que realizan bunkering en sus aguas. Cada vez es mayor el número de petroleros que fondean en la bahía algecireña y su entorno, para la recarga de combustible. En muchas ocasiones se realiza desde gabarras y los vertidos son continuos. Sin embargo las denuncias caen una y otra vez en saco roto.

Esperemos que las autoridades australianas controlen pronto la situación, porque si el buque se parte y derrama su cargamento de carbón en el arrecife la marea negra que hemos visto hasta ahora se convertirá en una simple anécdota, y las consecuencias ecológicas entonces pueden ser incalculables.

Una vez más el caso vuelve a poner sobre la mesa muchas preguntas, y a recordarnos las múltiples consecuencias ambientales que derivan de nuestra dependencia de los combustibles fósiles.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España

Read Full Post »

Millones de ciudadanos e instituciones apagarán hoy las luces en demanda de acción contra el cambio climático. La cita es desde las 8,30 hasta las 9,30 de la tarde, y su impacto será global. La iniciativa de la organización WWF no puede ser más oportuna y necesaria, y desde aqui le deseo todo el éxito.

En la Cumbre de Copenhague los líderes mundiales no fueron capaces de llegar a un acuerdo global de reducción de las emisiones que causan el cambio climático. Un acuerdo vinculante, ambicioso y justo que nos alejará del cada día más cercano cambio climático catastrófico, que los cientificos cuantifican en un aumento de las temperaturas medias de 2ºC por encima de los niveles preindustriales.

A partir de Copenhague los responsables políticos se han replegado en sus posiciones y tratan de eludir cualquier  acción ambiciosa por defendel el clima. Ayudados por un negacionismo, generosamente financiado por las petroleras, y cuyo único objetivo es eludir cualquier acción que lleve a la reducción de las emisiones contaminantes, los gobiernos parecen hacer suyo aquello de “pasapalabra”.

Sin embargo los ciudadanos no debemos callar. Por eso es necesario retomar la acción y la movilización en contra del cambio climático, para decir a los responsables de lo que está ocurriendo que somos indiferentes. “La hora del Planeta” es una nueva ocasión para hacerlo. Por delante tenemos todavía el reto de alcanzar ese acuerdo global tan necesario.

Por eso, si te preocupa el cambio climático, esta noche tienes una nueva oportunidad de demostrarlo, y de unirte a los millones de personas que van a apagar sus luces porque tienen encendida su conciencia.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace españa

Read Full Post »

El atún rojo ha perdido hoy una  batalla que puede costarle el futuro. En la reunión del Convenio CITES que se celebra estos días en Qatar, se acaba de votar en contra de que el atún rojo pase a engrosar la lista de especies cuyo comercio internacional está prohibido. Sin duda la peculiar diplomacia que las autoridades pesqueras de Japón utilizan en estos casos se ha apuntado una victoria a costa del atún rojo.

El Convenio CITES (Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas, en sus siglas en inglés) regula el comercio de especies amenazadas de fauna y flora silvestres y persigue la conservación de las especies mediante el control de su comercio. En la actualidad se han adherido más de 174 países, cada uno de los cuales es una Parte del convenio.

Existen tres apéndices diferentes bajo los que pueden incluirse las especies a proteger:

El apéndice 1 incluye las especies de animales y plantas sobre las que pesa un mayor peligro de extinción. El comercio de estas especies capturadas o recolectadas en sus hábitats naturales está prohibido y sólo se permite bajo circunstancias excepcionales, por ejemplo, para la investigación científica. Este era el nivel de protección requerido para el atún rojo, debido al grave estado en que se encuentra su conservación.

La situación de la especie puede calificarse de angustiosa, ya que los stocks reproductivos se han reducido a un 15% de los originales. A pesar de ello, Japón ha conseguido un apoyo mayoritario contra la protección en CITES del atún rojo. Conocemos muy bien esa “diplomacia” japonesa, basada en la subvención,  que despliega tan a menudo en la Comisión Ballenera Internacional (CBI), para continuar matando estos grandes mamíferos. Hoy la víctima es el atún rojo.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España.

Read Full Post »

No doy crédito. Lo he leído esta mañana: los gorriones están desapareciendo  en las ciudades y en los campos. Según datos de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/Birdlife) la población se reduce cada año en España en 400.000 ejemplares. Sus poblaciones se reducen de manera drástica y preocupante. El pájaro por excelencia. El más abundante de nuestros vertebrados…

El modesto gorrión al que cantó el poeta también ha decidido batirse en retirada, siguiendo los pasos de tantas otras especies. Así cada día los humanos estamos más solos. El mundo natural que tanto maltratamos se va alejando, desapareciendo en silencio. Lo hacen los grandes y los pequeños:  las ranas, las abejas y, ahora, los gorriones.

Las causas son diversas. En el campo el abuso de plaguicidas y herbicidas; en la ciudad, dicen, demasiada limpieza. Yo, sin embargo, no creo que sea esta la causa, ya que rincones donde la suciedad se extiende no faltan en las ciudades.

Las aves son el mejor indicador de la vitalidad de los ecosistemas. La decadencia de los gorriones son un nuevo síntoma de nuestro propio declive. Sin ellos las ciudades serán mucho más tristes: nadie acompañará el paseo de los niños en el parque, ni revoloteará en torno al bocadillo a la espera de unas migas caídas.Cada día más solos, víctimas de nuestra propia incapacidad para salvaguardar el entorno.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 143 seguidores