Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 mayo 2008

9.50 Greenpeace accede a las instalaciones de Expal en la avenida del Partenón, 16, en IFEMA, para reclamar a la empresa que deje de fabricar bombas de racimo que mutilan.

9.55 Los escaladores que iban a acceder al edificio por la puerta de la cafetería tienen problemas con uno de los camareros y no pueden entrar.

10.00 Vemos a cuatro escaladores en la terraza. Todo va bien. Seguimos adelante.

10.05 Los escaladores han conseguido desplegar la pancarta con unos pesos. Muchos trabajadores trajeados y curiosos se acercan a sacar fotos con su móvil.

10.11 Desconcierto entre el personal del edificio. En el hall 10 activistas están colocando siluetas mutiladas en el suelo ante la mirada sorprendida de los trabajadores y visitantes.

10.20 Llega la policía municipal a ver la zona y después la policía nacional.

10.25 Discuten policía municipal y nacionales por hacerse cargo de la situación.

10.30 Un equipo de 10 activistas ha conseguido acceder a las oficinas de Expal en la 5ª planta, donde quieren entregar un vídeo de niños de Camboya mutilados por bombas de racimo.

10.31 La policía accede a la 5ª planta para ver la situación. Han preguntado a los trabajadores de Expal si tenían armamento en las oficinas y han contestado que no. También les han preguntado si tienen información confidencial y al contestar que sí han empezado a desalojar a los activistas.

10.40 Los activistas continuan tanto en el hall como en la quinta planta.

10.41 Llegan dos patrullas de policía nacional. Dos policías se han quedado en la puerta y cuatro han subido a las oficinas de Expal. Los activistas siguen resistiendo pasivamente reclamando a Expal que deje de vender bombas de racimo que mutilan.

10.45 Llega una tercera patrulla de policía y entran en el edificio de Expal.

10.53 Un chico que trabaja en el edificio de Expal se ha acercado a los activistas y les ha contado que venía en el coche escuchando en la radio el problema de las bombas de racimo y que no sabía que era una empresa que tiene las oficinas en el mismo edificio en el que trabaja. Esto habla del ocultismo y la falta de transparencias de las empresas de armamento.

10.55 “Es increíble que en el siglo XXI se siga haciendo esto en España”, nos comenta una señora que sale por la puerta del edificio de Expal. Nadie sabe que venden bombas.

11.10 La policía está sacando a los activistas de Greenpeace de las oficinas de Expal de la 5ª planta. En el hall continúan puestas las siluetas mutiladas y la pancarta gigante en la puerta sigue señalando a Expal, ante la sorpresa de todos, como los fabricantes y vendedores de bombas de racimo que siguen mutilando.

11.15 Expal saca un comunicado en el que intenta explicar que todos los productos que comercializa no son ilegales y siguen los requisitos del Ministerio de Defensa. Greenpeace no les acusa de ilegalidad sino de comercializar con bombas de racimo que mutilan.

11.30 La policía va desalojando activistas de la 5ª planta.

11.31 Dos escaladores de Greenpeace han conseguido descolgarse junto a la pancarta en la fachada principal. En la 5ª planta nervios de algunos de los trabajadores y agresión a nuestros activistas.

11.34 Los activistas de la 5ª planta siguen resistiendo pacíficamente mientras reciben amenazas, insultos y arañazos por parte de los trabajadores de Expal.

Continua accion

11.35 Greenpeace en portada del Elpais.es y Elmundo.es. Llegan los bomberos para bajar a los escaladores.

11.40 Todos los activistas han sido desalojados de las oficinas de Expal en la 5ª planta. Se han situado en la puerta con pancartas justo debajo de la gran pancarta desplegada en la fachada del edificio.

12.00 Los bomberos se marchan y llegan medios de comunicación. Las teles y las radios están haciendo entrevistas a los responsables de Greenpeace en las puertas de Expal.

12.20 Los escaladores sobre la fachada continúan colgados y los activistas se concentran en las inmediaciones del edificio con pancartas en las que piden la prohibición de las bombas de racimo.

Acción Greenpeace Expal

12.35 Los responsables de la empresa mantienen la política que han tenido en los últimos años de negarse a dialogar con la organización: no quieren reunión con Greenpeace.

12.50 Responsables de Greenpeace entregan en los Ministerios de Defensa y Exteriores varias prótesis de afectados por las bombas de racimo para exigir al Gobierno la prohibición en España de estas armas.

Desde la puerta de Expal, Diego Delgado Valor y Nadia González, editores web de Greenpeace.

Read Full Post »

Ayer se conocieron los datos de evolución de las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero que arrojan unos resultados muy preocupantes. Tras un leve receso en 2006, las emisiones vuelven a subir situándonos en 441 millones de toneladas de CO2 equivalente. Según la medida de referencia de 1990, estamos un 52,3 % por encima de lo establecido en el Protocolo de Kioto que incumplimos
de flagrante.

Llama la atención, en primer lugar, que anualmente conozcamos los datos por organizaciones externas al gobierno, en este caso Comisiones Obreras y Worldwatch, y que desde el Ministerio correspondiente no se aporte información relevante hasta meses después.

Si la declaración del Presidente Zapatero sobre la prioridad que da al cambio climático para esta legislatura es cierta, esperamos que ante el conocimiento de los datos expuestos se adopten medidas de emergencia que permitan recuperar la tendencia iniciada en 2006 de reducción de emisiones. Es urgente que los ministros Sebastián, de Industria; Álvarez, de Fomento; Solbes, de Economía y Espinosa, de Medio Ambiente expliquen cómo piensan actuar ante los datos conocidos. Esperamos que la vicepresidenta, Fernández de la Vega reúna con carácter urgente la Comisión Gubernamental sobre Cambio climático e informe posteriormente a los españoles sobre las medidas que se van a adoptar.

Existen al respecto numerosas propuestas que pueden encontrarse, por ejemplo, en la página web de Greenpeace y que afectan a los sectores energético, transporte agricultura, residuos, forestal o industrial así que no me extenderé sobre ellas. Simplemente decir que quedamos a la espera de las medidas que se van a adoptar.

De momento, en respuesta a los alarmantes datos, el Ministerio de Medio Ambiente ha hecho pública una nota en la que señala que “está evaluando los datos de las emisiones verificadas en 2007 de las instalaciones incluidas en el sistema europeo de comercio de derechos de emisión”. Lamentable.

Read Full Post »

Este lunes ha comenzado en Dublín la última de las conferencias del proceso de Oslo, para la prohibición de las bombas de racimo. Más de 100 estados van a decidir si caminamos hacia un tratado que sirva para evitar más victimas causadas por las bombas de racimo o si éste nos servirá para salvar algunas bombas, llamadas inteligentes por algunos estados, que no casualmente son quienes las producen.

España parece que mantiene en la actualidad una posición ambigua que incluso parece que pretende moverse hacia la de aquéllos que abogan por un tratado más amplio, que firmen más países, pero aceptando algunas excepciones, es decir, aceptando que se sigan produciendo las bombas de racimo de las empresas de los países que defienden esta postura. Esto que quizá se deba a que en España hay dos empresas que fabrican estas bombas en territorio español. Se trata de Instalaza en Zaragoza y de Maxam-Expal en Álava. Instalaza fabrica la MAT-120, una bomba de racimo que contiene 21 submuniciones, con ciertos avances tecnológicos basados en mecanismos de autodesactivación electrónica, que según pruebas de laboratorio presentadas por la empresa no causarían daño a los civiles una vez finalizada la guerra. En el desarrollo de la MAT-120 Instalaza ha invertido 12 millones de euros. Por su parte, tenemos conocimiento de que Maxam-Expal fabrica la BME-330, una bomba de racimo multiuso.

El gobierno de España parece que pretende defender en Dublín que ciertas bombas de racimo de características similares a la MAT-120, que no causen un “daño inaceptable” para la población civil, sean excluidas. No es fácil adivinar qué considera el gobierno español como daño aceptable para la población civil, ni en qué población civil aceptaría que las bombas de racimo les hirieran o mataran de forma aceptable.

Ante tal situación, la pregunta que nos hacemos es si el gobierno español representa realmente la opinión de los ciudadanos de España con tal posicionamiento o si hay alguna otra consideración que tienen en cuenta.

En definitiva, el gobierno de España está ante una situación en la que va a tener que elegir entre salvar a las víctimas o salvar a algunas bombas de racimo. El gobierno de Zapatero va a tener que elegir entre las preferencias de la mayoría de los ciudadanos españoles (cerca de 44 millones de civiles, y unos 150.000 militares) y los intereses de los dos productores de este tipo de arma tremendamente letal con la población civil. El gobierno español tiene ante sí la oportunidad de posicionarse ante la comunidad internacional por la paz, por el humanitarismo y por las víctimas.

Pero existen muchas otras razones que deberían llevar a España a pedir la prohibición total de las bombas de racimo, sin exclusiones, sin retrasos y sin excusas. El gobierno de España debe cumplir la ley. La ley internacional y la ley nacional. La ley que desde finales de 2007 regula el comercio de armas español obliga al gobierno a la consecución de un tratado que prohíba todas las bombas de racimo. El derecho internacional humanitario, al cual España está sometida, prohíbe el uso de armas que no sean capaces de distinguir en sus ataques entre civiles y militares. Las bombas de racimo son una de estas armas. No hay más que remitirse a los hechos para saber cuál es su uso. En este sentido no vale el argumento de que la culpa de que haya civiles muertos y mutilados sea de quienes usaron el arma y no del arma en sí. Una guerra es una situación tremendamente compleja en la que los militares van a usar las armas que tengan a su alcance de la forma en que las circunstancias se lo permitan. Es por eso que debe mantenerse fuera de circulación todo armamento que pueda matar, herir o mutilar a niños, mujeres, ancianos y, en definitiva, cualquier persona no relacionada con la guerra que por desgracia le haya tocado sufrir. La humanidad ya ha dado pasos importantes prohibiendo el uso de armas como las minas antipersona. Ahora es el momento de prohibir sin ambigüedades otra de ellas, las bombas de racimo y el gobierno de España tiene la oportunidad de hacerlo, si quiere.

La sociedad civil española y mundial que trabaja por la prohibición de las bombas de racimo está más fuerte que nunca. Centenares de organizaciones de decenas de países que producen, almacenan, venden o son afectados por las municiones de racimo se han dado cita en Dublín para hacer llegar la opinión de la gente corriente a los representantes gubernamentales. España está representada por miembros del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, que contarán con el asesoramiento de técnicos del Ministerio de Defensa. La presencia de la CMC Barcelona y Greenpeace se encargan y encargarán de hacer llegar la voz de la mayoría de la sociedad española a Dublín, mediante la recogida de miles de firmas de ciudadanos, más de 150 adhesiones de apoyo al manifiesto por el que se pide la prohibición total de las bombas de racimo, mediante la presencia en medios de comunicación, mediante la sensibilización y el diálogo con parlamentarios. En este sentido el parlamento catalán ha aprobado una resolución por el que de manera unánime pide que el gobierno español trabaje por la eliminación de las municiones de racimo. En esta línea se está trabajando con diputados y diputadas del parlamento español para pedir su apoyo para que el gobierno asuma su responsabilidad y no promueva con un tratado internacional insuficiente más víctimas civiles a causa de las bombas de racimo.

Del 19 al 30 de mayo tenemos en Dublín la oportunidad de demostrar que somos capaces de trabajar por un mundo en paz. La sociedad civil mundial española le pide a todos los gobiernos presentes y al español en particular que asuman su responsabilidad y prioricen la vida de las personas a los intereses económicos y militares. El gobierno español debe trabajar por la prohibición de la totalidad de las bombas de racimo, porque sólo así podremos estigmatizar su uso y conseguir que todos los países se vean obligados legal o moralmente a dejar de producirlas, venderlas, almacenarlas y usarlas. Prohibir las bombas de racimo es posible y necesario, por lo que a nosotros se refiere, la palabra la tiene el gobierno español.

Web: Bombas de racimo

Read Full Post »

Adiós, Marina

Marina Silva también se va. La voz de la Amazonía en el gobierno brasileño de Lula da Silva lo deja. Hastiada por el entreguismo de Lula a las grandes corporaciones e intereses contrarios al medio ambiente, Marina ha cogido su petate y ha dicho adiós. La peor noticia para la selva, y también para el Planeta. Nuestro Planeta.

En su carta de dimisión explica que no puede aguantar más la presión que están ejerciendo sobre ella quienes desean evitar la puesta en marcha de medidas que frenen la deforestación amazónica. Entre las medidas que han causado más revuelo está la resolución del gobierno federal que prohíbe la financiación pública o privada de propietarios de tierra involucrados en la deforestación. Una vez más, los pesos pesados de la industria han conseguido su objetivo: la cabeza servida en bandeja de una defensora del medio ambiente.

Esta noticia llega al mismo tiempo que se conocen los últimos y alarmantes datos que indican el nuevo récord en la concentración de CO2 en la atmósfera. La contaminación continúa cabalgando a sus anchas, y la situación de la Tierra empeora día tras día. Pero aquellos políticos que tratan de hacer frente a los problemas e impulsar políticas ecologistas, caen pronto víctimas de los intereses económicos.

En su día hablamos en este blog de la salida de Narbona por la puerta de atrás del gobierno de ZP. Hoy le toca el turno a Marina Silva. No son buenos tiempos para la Tierra, y tampoco para sus defensores. Nunca se habló tanto de medio ambiente como ahora, pero tampoco nunca se destruyó tanto. Maldita paradoja.

- Juan López de Uralde, director de Greenpeace

Web: Salvar los bosques es salvar el clima

Read Full Post »

Para mi, el lujo es contemplar una playa virgen desde un acantilado, sin encontrar construcciones ni autopistas a mis pies. “Solo el mar erosionando las rocas o devolviendo la arena a la playa” Esto es lo que pasó por mi mente en Fuerteventura, mientras miraba extasiada la playa de Cofete desde el Barranco de los Canarios. No había calima, y mis ojos de ciudad, que no acostumbran a ver el horizonte, recorrieron una y otra vez aquel extenso y agreste paisaje. Los que hemos tenido la suerte de caminar por una franja costera intacta, lo tenemos claro. Queremos playas para todos y no puertos y hoteles para unos pocos.
¿Cuántas playas semivírgenes quedan en las islas? Seguro que no muchas, pero no hay que olvidar que las que ya han sido alcanzadas por el ladrillo, modificadas por los puertos y contaminadas por los vertidos, conservan aún algunos tesoros.

En la foto de Calviá (Islas Baleares), vemos cómo un manto de cemento tapiza ya la costa,
pero bajo el agua, donde no puede verse, existe un mundo repleto de vida entre las praderas de Posidonia oceanica. Al ver la foto pienso cómo fue una vez la costa de Calviá, pero me preocupa más aún pensar cómo quedará tras la ampliación del puerto deportivo Port Adriano.

Ocibar, la empresa que ejecutará las obras de ampliación de los 82 amarrres, niega la existencia de Posidonia, a pesar de que los buceadores del Grup Balear d’Ornitologia i Defensa de la Naturaleza (GOB) han documentado en un vídeo la existencia de una bellísima pradera en buen estado.

Al Govern balear permitirá esta ampliación destructiva y sin sentido, vulnerando la normativa balear, española e internacional que protege esta especie emblemática. Para ellos toda esta destrucción debe tener sentido, al fin y al cabo, gracias a la ampliación, podrán atracar sobre la antigua Posidonia, 82 yates de lujo.

Carmen Solla. Técnica de la campaña de costas de Greenpeace.

- Campaña de costas

Read Full Post »

El ciclón que ha devastado las costas de Birmania parece que ha puesto en el punto de mira internacional a este país, y se está hablando (al fin) de la situación de dictadura que padece desde hace décadas. Se denuncian, y con razón, los obstáculos puestos por la Junta Militar (por cierto, ¿quién les vende las armas?) para el acceso de la ayuda humanitaria, y esperemos que esa crítica sirva para impulsar un cambio por el que llevan luchando incansablemente los defensores de los derechos humanos dentro y fuera del país.

Pero hay que reconocer que lo que ha pasado allí puede pasar en otros muchos lugares. De hecho, la catástrofe provocada por este ciclón tropical ha suscitado de nuevo la cuestión del vínculo entre el aumento de la intensidad de los ciclones tropicales, el cambio climático y la destrucción de zonas costeras. Aunque no se puede atribuir directamente ningún suceso específico al cambio climático, es justo decir que en este caso desde luego no se puede descartar; como mínimo estamos ante un ejemplo de la escala y magnitud de los impactos que es probable que ocurran cada vez más según suba el nivel del mar y las tormentas tropicales se hagan más intensas debido al cambio climático. La observación científica aporta ya muchas evidencias que vinculan el aumento de la intensidad de los ciclones tropicales con el aumento, que también se está observando, de la temperatura superficial de los mares, lo que a su vez está vinculado con el calentamiento global provocado por la acción humana. Lo que se ve en la práctica es consistente con lo que se predice que debe ocurrir como efecto del cambio climático: mayor intensidad de los ciclones tropicales (entre otros muchos impactos).

La desgracia de Birmania no es sólo la de estar gobernada por los militares, es la de tener parte de su territorio y de su población entre las más vulnerables al cambio climático: personas que viven en la pobreza en zonas costeras fácilmente inundables, y donde a menudo han sido eliminados los manglares que ofrecían la mejor protección natural ante el mar. Por eso es por lo que los científicos del IPCC advierten de los graves impactos que todas estas regiones van a sufrir sobre sus hábitats, la seguridad alimentaria y la supervivencia de millones de personas como consecuencia del cambio climático y la subida del nivel del mar… si no nos tomamos en serio que esto hay que detenerlo.

El cambio climático no viene a un mundo idílico, sino a un mundo real donde existen las dictaduras y violaciones de los derechos humanos, y donde la mayoría de la población no dispone de recursos económicos para hacer frente a catástrofes. Y es que las desgracias nunca vienen solas. Por eso ahora más que nunca hay que actuar, comprendiendo que la lucha por el medio ambiente, la paz, los derechos humanos, la soberanía alimentaria, etc, son parte de una misma lucha por la sostenibilidad y la justicia.

Jose Luis García, responsable de la campaña de Cambio climático y Energía de Greenpeace

Read Full Post »

De vuelta de una travesía por el Mediterráneo en la que documentábamos alguna de las agresiones que sufre el mar entre nosotros, sufrimos un incidente que pudo tener consecuencias muy graves. La hélice de una de las lanchas del barco con cuatro tripulantes a bordo, quedó atrapada lejos del buque en una red cubierta de plásticos que flotaba cerca de la superficie, pero a una profundidad que la hacía invisible. La pericia de los marineros de Greenpeace, hizo posible la liberación del bote sin mayores consecuencias, pero el hecho ilustra hasta qué punto la abundancia de residuos plásticos en el medio marino supone un riesgo tanto para el medio ambiente como para la navegación.

Poco importa si navegas hacia un lugar u otro. En la soledad del mar siempre te acompañan los plásticos. El silencio de la travesía a vela se acompaña de la visión casi constante de objetos -flotantes- no-identificados (OFNI). Desgraciadamente los OFNIs no vienen del espacio exterior, sino que son consecuencia directa de un modelo de consumo que está destruyendo la tierra…y el mar. Decenas de miles de envases y bolsas de plástico que durante unas horas envolvieron algún objeto, y acabaron en poco tiempo flotando en el mar.

Recientemente se ha descubierto la existencia de una zona del tamaño de España en el Pacífico Sur en la que la concentración de basuras plásticas es tal, que casi constituye una isla artificial de basuras que se mece en la dirección de las corrientes.

El caso es que nosotros vamos y venimos por esos mares llenos de plásticos, pero hay muchas criaturas que viven en él. Lo que para nosotros es un síntoma, para todos esos seres vivos es una realidad con la que tienen que convivir, y que en muchos casos les cuesta la vida.

Conviene no olvidar aquella vieja frase marinera que decía que “todo lo que tiramos al mar, éste nos lo acabará devolviendo”.

- Juan López de Uralde, director de Greenpeace

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 146 seguidores