Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 14 mayo 2008

Adiós, Marina

Marina Silva también se va. La voz de la Amazonía en el gobierno brasileño de Lula da Silva lo deja. Hastiada por el entreguismo de Lula a las grandes corporaciones e intereses contrarios al medio ambiente, Marina ha cogido su petate y ha dicho adiós. La peor noticia para la selva, y también para el Planeta. Nuestro Planeta.

En su carta de dimisión explica que no puede aguantar más la presión que están ejerciendo sobre ella quienes desean evitar la puesta en marcha de medidas que frenen la deforestación amazónica. Entre las medidas que han causado más revuelo está la resolución del gobierno federal que prohíbe la financiación pública o privada de propietarios de tierra involucrados en la deforestación. Una vez más, los pesos pesados de la industria han conseguido su objetivo: la cabeza servida en bandeja de una defensora del medio ambiente.

Esta noticia llega al mismo tiempo que se conocen los últimos y alarmantes datos que indican el nuevo récord en la concentración de CO2 en la atmósfera. La contaminación continúa cabalgando a sus anchas, y la situación de la Tierra empeora día tras día. Pero aquellos políticos que tratan de hacer frente a los problemas e impulsar políticas ecologistas, caen pronto víctimas de los intereses económicos.

En su día hablamos en este blog de la salida de Narbona por la puerta de atrás del gobierno de ZP. Hoy le toca el turno a Marina Silva. No son buenos tiempos para la Tierra, y tampoco para sus defensores. Nunca se habló tanto de medio ambiente como ahora, pero tampoco nunca se destruyó tanto. Maldita paradoja.

- Juan López de Uralde, director de Greenpeace

Web: Salvar los bosques es salvar el clima

Read Full Post »

Para mi, el lujo es contemplar una playa virgen desde un acantilado, sin encontrar construcciones ni autopistas a mis pies. “Solo el mar erosionando las rocas o devolviendo la arena a la playa” Esto es lo que pasó por mi mente en Fuerteventura, mientras miraba extasiada la playa de Cofete desde el Barranco de los Canarios. No había calima, y mis ojos de ciudad, que no acostumbran a ver el horizonte, recorrieron una y otra vez aquel extenso y agreste paisaje. Los que hemos tenido la suerte de caminar por una franja costera intacta, lo tenemos claro. Queremos playas para todos y no puertos y hoteles para unos pocos.
¿Cuántas playas semivírgenes quedan en las islas? Seguro que no muchas, pero no hay que olvidar que las que ya han sido alcanzadas por el ladrillo, modificadas por los puertos y contaminadas por los vertidos, conservan aún algunos tesoros.

En la foto de Calviá (Islas Baleares), vemos cómo un manto de cemento tapiza ya la costa,
pero bajo el agua, donde no puede verse, existe un mundo repleto de vida entre las praderas de Posidonia oceanica. Al ver la foto pienso cómo fue una vez la costa de Calviá, pero me preocupa más aún pensar cómo quedará tras la ampliación del puerto deportivo Port Adriano.

Ocibar, la empresa que ejecutará las obras de ampliación de los 82 amarrres, niega la existencia de Posidonia, a pesar de que los buceadores del Grup Balear d’Ornitologia i Defensa de la Naturaleza (GOB) han documentado en un vídeo la existencia de una bellísima pradera en buen estado.

Al Govern balear permitirá esta ampliación destructiva y sin sentido, vulnerando la normativa balear, española e internacional que protege esta especie emblemática. Para ellos toda esta destrucción debe tener sentido, al fin y al cabo, gracias a la ampliación, podrán atracar sobre la antigua Posidonia, 82 yates de lujo.

Carmen Solla. Técnica de la campaña de costas de Greenpeace.

- Campaña de costas

Read Full Post »

El ciclón que ha devastado las costas de Birmania parece que ha puesto en el punto de mira internacional a este país, y se está hablando (al fin) de la situación de dictadura que padece desde hace décadas. Se denuncian, y con razón, los obstáculos puestos por la Junta Militar (por cierto, ¿quién les vende las armas?) para el acceso de la ayuda humanitaria, y esperemos que esa crítica sirva para impulsar un cambio por el que llevan luchando incansablemente los defensores de los derechos humanos dentro y fuera del país.

Pero hay que reconocer que lo que ha pasado allí puede pasar en otros muchos lugares. De hecho, la catástrofe provocada por este ciclón tropical ha suscitado de nuevo la cuestión del vínculo entre el aumento de la intensidad de los ciclones tropicales, el cambio climático y la destrucción de zonas costeras. Aunque no se puede atribuir directamente ningún suceso específico al cambio climático, es justo decir que en este caso desde luego no se puede descartar; como mínimo estamos ante un ejemplo de la escala y magnitud de los impactos que es probable que ocurran cada vez más según suba el nivel del mar y las tormentas tropicales se hagan más intensas debido al cambio climático. La observación científica aporta ya muchas evidencias que vinculan el aumento de la intensidad de los ciclones tropicales con el aumento, que también se está observando, de la temperatura superficial de los mares, lo que a su vez está vinculado con el calentamiento global provocado por la acción humana. Lo que se ve en la práctica es consistente con lo que se predice que debe ocurrir como efecto del cambio climático: mayor intensidad de los ciclones tropicales (entre otros muchos impactos).

La desgracia de Birmania no es sólo la de estar gobernada por los militares, es la de tener parte de su territorio y de su población entre las más vulnerables al cambio climático: personas que viven en la pobreza en zonas costeras fácilmente inundables, y donde a menudo han sido eliminados los manglares que ofrecían la mejor protección natural ante el mar. Por eso es por lo que los científicos del IPCC advierten de los graves impactos que todas estas regiones van a sufrir sobre sus hábitats, la seguridad alimentaria y la supervivencia de millones de personas como consecuencia del cambio climático y la subida del nivel del mar… si no nos tomamos en serio que esto hay que detenerlo.

El cambio climático no viene a un mundo idílico, sino a un mundo real donde existen las dictaduras y violaciones de los derechos humanos, y donde la mayoría de la población no dispone de recursos económicos para hacer frente a catástrofes. Y es que las desgracias nunca vienen solas. Por eso ahora más que nunca hay que actuar, comprendiendo que la lucha por el medio ambiente, la paz, los derechos humanos, la soberanía alimentaria, etc, son parte de una misma lucha por la sostenibilidad y la justicia.

Jose Luis García, responsable de la campaña de Cambio climático y Energía de Greenpeace

Read Full Post »

De vuelta de una travesía por el Mediterráneo en la que documentábamos alguna de las agresiones que sufre el mar entre nosotros, sufrimos un incidente que pudo tener consecuencias muy graves. La hélice de una de las lanchas del barco con cuatro tripulantes a bordo, quedó atrapada lejos del buque en una red cubierta de plásticos que flotaba cerca de la superficie, pero a una profundidad que la hacía invisible. La pericia de los marineros de Greenpeace, hizo posible la liberación del bote sin mayores consecuencias, pero el hecho ilustra hasta qué punto la abundancia de residuos plásticos en el medio marino supone un riesgo tanto para el medio ambiente como para la navegación.

Poco importa si navegas hacia un lugar u otro. En la soledad del mar siempre te acompañan los plásticos. El silencio de la travesía a vela se acompaña de la visión casi constante de objetos -flotantes- no-identificados (OFNI). Desgraciadamente los OFNIs no vienen del espacio exterior, sino que son consecuencia directa de un modelo de consumo que está destruyendo la tierra…y el mar. Decenas de miles de envases y bolsas de plástico que durante unas horas envolvieron algún objeto, y acabaron en poco tiempo flotando en el mar.

Recientemente se ha descubierto la existencia de una zona del tamaño de España en el Pacífico Sur en la que la concentración de basuras plásticas es tal, que casi constituye una isla artificial de basuras que se mece en la dirección de las corrientes.

El caso es que nosotros vamos y venimos por esos mares llenos de plásticos, pero hay muchas criaturas que viven en él. Lo que para nosotros es un síntoma, para todos esos seres vivos es una realidad con la que tienen que convivir, y que en muchos casos les cuesta la vida.

Conviene no olvidar aquella vieja frase marinera que decía que “todo lo que tiramos al mar, éste nos lo acabará devolviendo”.

- Juan López de Uralde, director de Greenpeace

Read Full Post »

Hace ya unos meses que dediqué una entrada de este blog al proyecto de construir en Los Monegros aragoneses un macro-complejo turístico dedicado al juego. Se llamó Gran Scala. La promotora del proyecto, una empresa llamada ILD prometía construir 72 hoteles, campos de golf y 32 casinos, 200 restaurantes y cinco parques temáticos. Todo ello contó en su presentación con el aval público y notorio del Gobierno de Aragón, y la oposición rotunda de los ecologistas.

Exponía en aquel blog por qué, desde el punto de vista ecológico y de gestión del agua, este proyecto se alejaba de cualquier idea de sostenibilidad. Obtuve por ello un buen número de insultos, descalificaciones, e incluso alguna amenaza. Fue mucho mayor, en todo caso, el número de mensajes de apoyo lo cual mostraba el escaso entusiasmo que el proyecto despierta en el público aragonés.

Desde entonces, sin embargo, ni los promotores han presentado el aval de 20 millones de euros, ni se han adquirido los terrenos, ni se ha dado paso alguno que dé al proyecto visos de realidad. Cada vez este asunto empieza a parecerse más a aquel “petromocho” asturiano, que causó más de una dimisión.

Un proyecto tan desmesurado e insostenible nunca debiera haber sido presentado, y mucho menos contar con el aval del gobierno de Aragón. Su apoyo a este proyecto pone de manifiesto cual es su idea sobre la sostenibilidad en la gestión del agua, por más que durante los próximos meses nos venderán más humo en la Expo de Zaragoza.

Pero lo importante ahora es saber quién asumirá la responsabilidad política de todo esto en caso, como parece cada vez más evidente, se confirme que estamos ante un nuevo caso de estafa a gran a escala. De momento los representantes aragoneses ya empiezan a dar pasos para alejarse del proyecto que hace sólo unas semanas avalaron con entusiasmo. Seguiremos el tema.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace España

Read Full Post »

« Newer Posts

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 139 seguidores