Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 3/04/08

Nuevos amigos

Rueda de prensa Gu�a de la buena madera/ R. Gómez“La madera es un buen material” es una expresión que habré repetido, al menos, veinte veces hoy. En la rueda de prensa de la presentación de la “Guía de la buena madera” que se ha presentado esta mañana en la sede de Greenpeace, en la entrevista de TV, en las radios…y, ahora, he vuelto a escribirla. La pequeña colección de maderas de la campaña de bosques se desparramaba hoy sobre la mesa (de madera) donde celebrábamos la rueda de prensa, y donde, sentados en nuestras sillas (de madera), explicábamos a los periodistas que nos acompañaban que la madera es un buen material (ya lo he dicho otra vez).

Un garganta profunda en el sector de la madera nos decía a las pocas horas que este mensaje gustaría mucho a los que viven de la importación y transformación de la madera en España. Además, hemos dicho que usar madera ayuda a combatir el cambio climático. ¿Para qué queremos más? Greenpeace se ha puesto hoy del lado del sector de la madera. Más madera, es la consigna.

Quizás hoy hallamos hecho nuevos amigos. Esperemos que sigan siendo amigos cuando, al apoyar el consumo de madera, tengamos que señalar a aquellas empresas que están compitiendo de manera desleal, saqueando los bosques, aprovechándose de la falta de control de los gobiernos sobre los recursos y sacando tajada.

A última hora me ha llamado un maderista “amigo”. Estaba enfadado pero me ha dicho que han cancelado un pedido de madera procedente de una de estas empresas que arrasan los bosques. Una muy buena noticia.

Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace

- Web especial Salvar los bosques Salvar el clima
Firma ahora y exige a nuestros políticos una LEY QUE PROHIBA LA MADERA ILEGAL
Guía de la Buena madera

Read Full Post »

Accion de Greenpeace en ValenciaNuevamente en marzo hemos visto como la generación de energía eólica continúa batiendo récords en nuestro país. Este último mes el consumo de electricidad que ha sido cubierto con eólica ha sido de un 16,7% sobre el total, lo cual supone un nuevo récord. Si lo comparamos con la media de 2007, por ejemplo, en el que la eólica aportó el 10% del consumo eléctrico nacional, la generación continúa aumentando de manera imparable.

Se trata de la mejor noticia en un panorama francamente preocupante: el consumo energético continúa aumentando a pesar del parón económico que parecen mostrar muchos indicadores. En los tres primeros meses del año el consumo eléctrico ha aumentado un 2,4% con respecto al año anterior. En estas condiciones de aumento constante del consumo de energía es imposible acercarse siquiera a la sostenibilidad.

No faltará quien se alegre del aumento del consumo de energía, y quiera mostrarlo como un dato positivo de “crecimiento y desarrollo”. Pero lo cierto es que es motivo de preocupación, al menos para quienes nos preocupa la situación de degradación ambiental en la que estamos, y el incumplimiento de nuestros compromisos internacionales en materia de emisiones contaminantes.

Ciertamente las energías renovables, en especial la eólica, están dando sobradas muestras de su capacidad, fortaleza y potencial, dejando en evidencia con sus buenos resultados a las voces más escépticas. Sin embargo el esfuerzo para contener el aumento de la demanda de energía es nulo, como inexistentes son las campañas de ahorro e impulso de la eficiencia energética.

Los defensores de la energía nuclear debieran empezar a recoger velas – o mejor, átomos – después del fiasco nuclear finlandés: el buque insignia del “renacimiento” nuclear se hunde en el fango antes incluso de haberse terminado su construcción. Los costes de construcción de la nuclear de Oikiluoto-3 se disparan, y el calendario se duplica. La empresa nuclear francesa Areva empieza a dar muestras de nerviosismo ante lo que tiene visos de convertirse en un sonado fracaso.

Conviene, pues, recordar lo evidente: el kilovatio que menos contamina es el que no se consume. Una idea por tanto para el nuevo gobierno: que se promuevan el ahorro y la eficiencia energética, que junto con políticas de gestión de la demanda y un continuado impulso a las renovables, son las políticas que pueden sacarnos de la creciente crisis ecológica y energética. Antes de que el demagogo de turno me acuse del viejo tópico de “ecologistas de la cueva y el cándil”, ya advierto que son estas las políticas energéticas más modernas y eficaces, y que sirven para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía.

Juan López de Uralde, director de Greenpeace.

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 142 seguidores